Última actualización: 13.07.20

 

El gran éxito mundial que resultó la edición número 64 del Festival de Eurovisión se consiguió gracias a Agorà, empresa que se encargó del aspecto técnico, con un grupo de especialistas y expertos en radiofrecuencias, quienes se encargaron de instalar, gestionar y monitorizar 140 micrófonos Sennheiser.

 

En esta ocasión, fue Israel el país anfitrión de uno de los eventos musicales en directo más conocidos del mundo, haciendo un excelente trabajo de logística y producción para la edición 64 del Festival de Eurovisión, en donde aproximadamente unos 10.000 fanáticos de este magno evento se acercaron y disfrutaron de horas de música en el centro de convenciones conocido como Expo Tel Aviv, a los que se le sumaron aproximadamente 180 millones de espectadores televisivos, habitantes de los países de Eurovisión hasta Australia, quienes observaron este certamen desde sus hogares.

Hasta ahora se comenta el excepcional derroche técnico que se vivió en cada una de las tres galas, sin escatimar esfuerzos en ninguno de los dos pabellones que se utilizaron para dar cabida a tan gran cantidad de espectadores y artistas que estuvieron presentes ese día.

La necesidad de cubrir este evento perfectamente motivó a la empresa de alquiler Agorà a buscar a hacer contacto y negociaciones con un “partner” técnico, compuesto por un grupo de expertos en cuanto a sistemas de radio frecuencia de RF de la marca comercial Sennheiser, quienes llegaron hasta el centro de convenciones para encargarse de todo el despliegue técnico, instalación e, incluso, la monitorización de los múltiples sistemas de microfonía inalámbrica y monitores que funcionan con radiofrecuencias.

Agorà y Sennheiser se encargaron magistralmente de instalar un sistema de RF compuesto por aproximadamente 140 micrófonos inalámbricos de la marca Sennheiser, modelos Digital 6000 y 9000, considerados en la actualidad como los mejores micrófonos inalámbricos, así como instalar unos 42 canales de comunicación 2000 IEM, colocando 196 receptores de petaca en total.

Los retos que se presentaron en la gala

Entre los comentarios posteriores al evento brindados por el director del “Customer Development and Application Engineering”, Volker Schmitt, se conoció que el reto técnico principal que se generó en la producción del Festival de Eurovisión del año 2019 fue que, para su disfrute, se emplearon dos pabellones enteros del centro Expo Tel Aviv, más un tercero que se utilizó únicamente como centro de prensa. Con una capacidad máxima de 7500 espectadores, el pabellón principal se utilizó para albergar el escenario y su impresionante pared de pantallas LED, mientras que, gracias a la transmisión de vídeo en directo, en el segundo pabellón unos 2000 espectadores pudieron observar el concurso proyectado en un mural de vídeo de proporciones enormes con total comodidad.

Por otro lado, para Schmitt y su equipo técnico, la fase de la planificación de las frecuencias que resultó más delicada se presentó a inicios del mes de marzo en una de las mediciones de frecuencias de prueba realizadas en pleno sitio, en donde pudieron comprobar y asegurar cuáles eran todas las frecuencias que se encontraban ocupadas tanto dentro como fuera del centro de convenciones, las cuales se compararon con los datos arrojados en mediciones previas, de manera que se pudo conseguir formar un plan de frecuencias amplio y completo que funcionó como base para el festival.

Aunque se encontraron con una elevada actividad debido a la utilización de las señales para el DVB-T en el sitio, se consiguió mantener una gran eficiencia en las frecuencias gracias a los Digital 6000, consiguiendo el espacio correcto para todos los micrófonos inalámbricos, así como para los auriculares “in-ear” que se emplearon en dicho evento.

Por otro lado, el plan de frecuencias realizado por el equipo de Schmitt también abarcó el espacio utilizado como centro de prensa para el evento, sobre todo porque buscaban evitar a toda costa cualquier clase de interferencia en caso de que uno de los numerosos periodistas utilizaran algún equipo con tecnología inalámbrica y, por algún motivo, se moviera hasta el pabellón principal en donde se encontraba el escenario o al segundo pabellón llamado “Green Room”.

El evento estuvo lleno de emoción debido a los inesperados retos que surgieron, entre los que destaca uno que ocurrió poco antes de que iniciara una de las galas en directo. El vestido que lucía una de las conductoras estaba fabricado con hilos de material metálico, lo que apantallaba por completo y llenaba de ruido el transmisor del micrófono. Para evitar dicha inferencia de señal, el transmisor debía colocarse encima del vestido y no por debajo, por lo que el equipo de producción y de vestuario se puso manos a la obra para solucionar este problema, añadiendo un cinturón que permitía ocultar el transmisor. 

Detalles sobre la instalación del sistema

Como sucede con la instalación de cualquier tipo de sistema o infraestructura de radiofrecuencias, cuando se procedió a instalar el equipo utilizado en el festival, se miró con mucha atención la posición y orientación de las antenas transmisoras y receptoras, teniendo un especial cuidado con las interferencias causadas con el mural de vídeo ubicado en la “Green Room”, el cual emitía una elevada cantidad de interferencia de RF, a diferencia de la enorme pared de paneles LED que se encontraba en el escenario. Para evitar dicha interferencia con las entrevistas realizadas a los presentadores y artistas en la “Green Room”, se emplearon dos antenas receptoras A 5000-CP y dos 2003, con las que se transmitieron las señales de monitorización.

En conclusión, para la puesta en marcha de un evento de la magnitud del Festival de Eurovisión, así como cualquier otro en donde se busque cuidar la calidad del sonido conseguido por un grupo de micrófonos inalámbricos, es muy importante tener en cuenta hasta el mínimo factor que pueda generar alguna interferencia y tratar de solucionarlo previamente, de manera que se minimicen los riesgos que, la mayoría de las veces, ocurren en pleno evento. Además, contar con un equipo de técnicos de sonido y RF profesionales siempre será completamente recomendable para que el funcionamiento de toda la infraestructura técnica vaya como la seda.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments