Última actualización: 19.08.19

 

España abrió sus puertas para recibir a Woody Allen, quien presentó su tan esperado recital de clarinete este mes de junio en tres de las principales ciudades del país, recreando ritmos variados de géneros clásicos como el jazz y el blues. Lo mejor es que cada una de las presentaciones tuvo un repertorio diferente.

 

Para los seguidores de la faceta musical del reconocido Woody Allen, asistir a uno de sus recitales de clarinete puede ser una experiencia única que no podrán desaprovechar si se encuentran en España. El cineasta e intérprete estuvo presentándose durante el mes de junio del año en curso en Bilbao, Barcelona y Madrid. En escena lo acompañó la Eddy Davis New Orleans Jazz Band, como ya es costumbre.

 

Su paso por España

Woody Allen ha visitado en varias ocasiones tierras españolas, deleitando los oídos de quienes han asistido a sus presentaciones con tonadas llenas de los más vibrantes matices al son del blues, jazz y otros ritmos clásicos de todos los tiempos.

En diciembre del año 2014, Allen se presentó en el “Suite Festival” que tuvo lugar en el “Gran Teatre del Liceu” en la ciudad de Barcelona. Pasados tres años, visitó la comunidad de Cataluña, en el marco de la celebración del conocido festival de música y danza 2017 “Cap Roig”. Más recientemente, a finales del tercer trimestre del presente año 2019, Allen volvió a la palestra musical española con una serie de presentaciones que iniciaron el pasado domingo 16 de junio en el ecléctico palacio Euskaladuma de Bilbao. Dos días después, Barcelona recibió al intérprete del clarinete en el conocido “Festival Jardins de Pedralbes”, engalanando la sala con sus singulares tonadas y carisma emblemático. Para finalizar, el jueves 20 su puesta en escena se hizo sentir en Madrid.

El repertorio fue variado e improvisado, según el propio Allen. En este sentido, la audiencia pudo disfrutar de un amplio cancionero de los éxitos del jazz, rags y blues de inicios del siglo XX. Como era de esperar, cada una de las presentaciones obtuvieron una excelente receptividad por parte de los españoles, quienes agotaron la boletería, pese a que Allen actualmente ha pasado por varias controversias y ha perdido gran popularidad en Estados Unidos y otros países. Sin embargo, España sigue acogiéndolo y disfrutando de su talentosa interpretación del clarinete.

 

 

Un breve recorrido en la vida de Woody Allen

Si escuchas el nombre Allan Stewart Königsberg, quizás desconozcas que nos estamos refiriendo al conocido Woody Allen, quien nació un primero de diciembre del año 1935, en uno de los distritos de Brooklyn en la ciudad de New York. De familia judía con origen ruso – austriaco, los primeros años de su educación los realizó en una escuela hebrea y seguidamente fue trasladado a otra de rango público. Su primer contacto con el mundo del cine fue tan sólo a los tres años, tras ver una cinta clásica animada como “Blancanieves y los siete enanitos”, que logró cautivarlo completamente debido al movimiento y colorido de las imágenes.

El joven Allan fue bastante introvertido durante la escuela, etapa en la que se interesó en un instrumento de cuerdas como el  violín y dedicó gran parte de su tiempo a practicar su interpretación. Tiempo más tarde conoció el clarinete y se enamoró de las melodías que se podían crear con él, por lo que intentó comprar el mejor clarinetey comenzó a aprender cómo tocarlo.

A los 16 se inició en la comedia y a los 17 adoptó el seudónimo que lo acompañaría el resto de su vida: “Woody Allen”. Con 18 años comenzó a cursar estudios en Tisch School of the Arts, en donde conoció la producción cinematográfica, que era la única clase que llamaba su atención. No obstante, sólo asistió el primer semestre y abandonó la universidad pero no su sueño de triunfar en lo que le gustaba. Allen ha sido descrito como polifacético y de personalidad aislada, pero siempre con una firme orientación hacia las artes en su expresión rítmica y visual. Así logró conquistar el mundo como un destacado músico, humorista, guionista, escritor, director y actor.

Los reconocimientos no se han hecho esperar en la vida de Allen, ya que fue merecedor de varios premios Oscar, en 1977, 1986 y en el 2011. Asimismo, recibió dos Globos de Oro, fue premiado en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2004, ganó un Goya en 2005, algunas Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos durante el 2011, el Premio Satur en 1986, el Premio Adircae 2006 y el Cecil B. DeMille 2014 por su trayectoria.

Es importante mencionar que Allen ha producido la cantidad de 45 películas consecutivas entre los años 1969 y 2014, lo que traduce en casi una producción cinematográfica anual. Todo esto sin dejar atrás su vida activa como clarinetista.

 

 

Woody Allen y el clarinete

Para los amantes de los sonidos agudos producidos por los vibratos de la lengüeta del clarinete al soplarlo, disfrutar de una buena interpretación de este ancestral instrumento perteneciente a la familia de viento – madera es fundamental. 

El clarinete es un instrumento inspirador que ha logrado trascender en el tiempo, siendo hoy día una pieza fundamental en cualquier orquesta de música clásica junto al fagot, la flauta y el oboe. Un digno representante de este versátil instrumento es Woody Allen, quien desde temprana edad comenzó a estudiarlo y practicarlo. Así, su trayectoria no sólo se limita a la parte cinematográfica que es en donde su nombre ha hecho mucho más ruido. Allen también es un destacado clarinetista, que con Eddy Davis New Orleans Jazz Band ha hecho varias giras, presentando a sus seguidores un repertorio rico en ritmos tanto clásicos como modernos.

En 1996 se llevó a cabo la primera gira por toda Europa, dando paso a un documental de nombre “Wild Man Sings the Blues”. Asimismo, la presencia en tarimas un poco más íntimas como la del café “Carlyle” en la ciudad de New York es bastante habitual para el cineasta, quien disfruta de la buena música.