Última actualización: 14.10.19

 

El trabajo artesanal que ha hecho Castañuelas del Sur en la elaboración de este instrumento musical de origen romano ha servido de impulso para que muchas personas lo conozcan a nivel mundial. Es decir, sus castañuelas han llegado hasta Japón, Rusia y Alemania, siendo utilizadas no solo en flamenco, sino también en distintos tipos de bailes.

 

Fabricación de castañuelas

La empresa española Castañuelas del Sur lleva desde 1928 fabricando este instrumento de percusión menor. Es una de las fábricas más conocidas a nivel mundial por la excelente elaboración de castañuelas artesanales. 

Uno de los materiales más usados en la creación de las castañuelas es la madera, ya que es resistente y emite un buen sonido. Asimismo, la madera es fácil de usar para darle forma a este instrumento.

Por otro lado, mencionamos que las castañuelas son hechas a mano, es decir, de manera artesanal, logrando así una forma auténtica para cada una. Además, se elaboran en pares, una castañuela derecha y otra izquierda. Esto quiere decir que el usuario en cada mano tendrá una determinada castañuela y ambas sonarán distinto.

También, cabe destacar que esta empresa elabora castañuelas profesionales, las cuales son de fibras artificiales. Estas últimas no son muy baratas, pero su sonido y durabilidad es mejor.

 

Historia de Castañuelas del Sur

En España Víctor Galiano fue uno de los primeros maestros artesanos que elaboraban castañuelas. Este Madrileño fue quien enseñó a Manuel Vela la tarea de hacer este instrumento típico. Más adelante, Galiano dejó en manos de Manuel su negocio de fabricación. Cuenta el encargado actual de la compañía que a su padre solo le costó una botella de vino y pescado frito quedarse con la empresa.

Manuel Vela fue un hombre que amó la compañía y dedicó a ella 50 años de su vida, inspirando a sus futuras generaciones para que continuaran la obra. Estos años de trabajo revolucionaron las castañuelas en España, incluso, actualmente la familia de Manuel se encarga de la fábrica y distribuyen estos instrumentos de percusión no solo dentro del territorio español, sino también en otros sitios del mundo.

La tercera generación de la familia Vela se encarga hoy de la empresa. Solo trabajan 5 personas en la fábrica, pero, debido a su fama y gran número de ventas, Castañuelas del Sur facturan 450000 euros al año.

Aunado a ello, cabe destacar que el 50% de la facturación del negocio proviene de la exportación, pues la compañía envía castañuelas a todos los continentes. Por ejemplo, unos de los países que reciben estos productos son Alemania y Rusia. Incluso, en Japón hay un guitarrista japonés que vivió en Granada y compra castañuelas a la empresa.

 

 

Diversidad de castañuelas

Gracias a la larga experiencia de la familia Vela fabricando este tipo de instrumento musical, la compañía ofrece 3 tipos de castañuelas. En primer lugar las de iniciación, que son bastante sencillas y tienen un precio de tan solo 40 euros. Asimismo, están las semi-profesionales, útiles para usar en conservatorios de música; estas castañuelas cuestan alrededor de 70 euros.

Por otra parte, se encuentran las profesionales, es decir, castañuelas (Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar) para usar en conciertos; están realizadas de fibra y su precio varía entre 150 y 170 euros. Además, la empresa fabrica por encargos, de modo que los clientes pueden pedir cantidades específicas de castañuelas. Incluso, hay concertistas que visitan la compañía para pedir castañuelas con un diseño y sonido determinado. Es decir, la familia Vela está compuesta por artesanos con experiencia, de modo que puedes exigir el instrumento de percusión según tus requerimientos y preferencias.

Aunado a ello, es importante mencionar que las castañuelas utilizadas en estudios de grabación no son iguales a las usadas para tocar en directo. Por lo tanto, los músicos o bailarines profesionales normalmente cuentan con varios modelos de castañuelas, unos para tocar en vivo y otros para estudios de grabación. 

 

Importancia de la fabricación

Es a través de la fabricación óptima de las castañuelas que podemos ver a este instrumento musical muy arraigado en la cultura española. Además, cabe destacar que la empresa Castañuelas del Sur aporta su ayuda en el baile profesional y la música flamenca. Esto es porque los conservatorios de España compran grandes pedidos de castañuelas a esta compañía y, por si fuera poco, los bailarines principales del Ballet Nacional de España las utilizan.

De esta manera, seguir la tradición y fabricar cada vez más castañuelas es una tarea indispensable para la cultura a nivel internacional. Si no hay quien haga castañuelas auténticas y de calidad, tal vez las futuras generaciones no podrán disfrutarlas.

 

 

Trascendencia de las castañuelas

En diversas regiones de España se conocen las castañuelas, gracias a bailes tradicionales que las utilizan. Por ejemplo, las bayaderas de Cádiz, pues usan la castañuela andaluza. Asimismo, las sevillanas utilizan este instrumento, siendo un canto y baile típico de Sevilla, Huelva y otras provincias de Andalucía.

Además, como parte del folclore de Aragón mencionamos a la jota aragonesa, pues también es un baile en el que se usan las castañuelas. Aunado a ello, este pequeño instrumento musical de percusión es usado en la famosa danza española conocida como la escuela bolera.

Por otra parte, en la Región de Murcia se usa este instrumento, específicamente para la manifestación cultural llamada La Parranda. Sin embargo, uno de los bailes más conocidos en los que se usan castañuelas es el flamenco, el cual es acompañado del canto y la guitarra acústica de cuerdas de nailon.

También, en la música clásica se utilizan las castañuelas. Por ejemplo, el guitarrista barroco Santiago de Murcia compuso canciones para castañuelas. Además, en 1798 Luigi Boccherini, un violonchelista de Italia, no escatimó el sonido de este instrumento, creando una obra en la que se tocan las castañuelas.

Incluso, Wagner en 1845 incluyó castañuelas en su ópera Tannhauser. Por si fuera poco, Joaquín Rodrigo escribió dos canciones para castañuelas, las cuales interpretó muy bien Lucero Tena en 1966.

En pocas palabras, la trascendencia de las castañuelas es amplia a nivel internacional, así que quizá sigan conociéndose cada vez más en muchas naciones.