Última actualización: 12.11.19

 

La selección de una armónica puede no ser una tarea sencilla, especialmente con la gran variedad de diseños presentes en el mercado. En este sentido, podríamos tender a estar un poco confundidos y más aún si se sabe poco acerca de los tipos de armónicas. Por ello, hay que conocer las discrepancias de esta familia de instrumentos.

 

Las armónicas son instrumentos de viento – metal pertenecientes a una gran familia, entre los que destaca el armonio, el acordeón, el bandoneón, el shrutibox, la melódica, la concertina, entre otros tantos instrumentos. Todos ellos se caracterizan por poseer un mismo concepto de generación de acordes por medio de una lengüeta libre.

Este principio ha sido aplicado a la gran variedad de modelos de armónicas que hacen vida en el mercado, diferenciándose unas de otras debido a su construcción. En este sentido, encontrarás armónicas con un mayor o menor nivel de calidad con respecto a la materia prima de fabricación de la carcasa, así como también estéticas, formatos, número de lengüetas, celdas, tipos de válvulas y método de montaje variados.

Con tantas opciones, no será un inconveniente encontrar la mejor armónica (aquí puedes encontrar unas opciones para elegir) para la ejecución de tus interpretaciones, ya seas profesional o amateur. Claro está, es importante que antes de emprender la selección y posterior compra, te familiarices con los distintos tipos de armónicas existentes. Así, al revisar las propuestas que el mercado de artículos musicales tiene para ti, podrás optar por la que mejor se adapte a tu estilo rítmico.

 

¿Cómo se clasifican las armónicas?

Las armónicas son instrumentos musicales que podremos encontrar en el mercado representados por una gran variedad de modelos y variantes, destacando entre ellas tres categorías como son: las armónicas cromáticas, diatónicas, las de doble lengüeta y las especiales. 

Cada uno de estos grupos que conforman la familia de las armónicas poseen características específicas, que le permitirán al músico crear tonadas integrales con matices variados. Seguidamente, te explicamos algunas de las principales características existentes entre cada uno de estos instrumentos, para que de esta manera te familiarices con cada uno de los grupos y al momento de adquirir una armónica puedas realizar una compra realmente exitosa.

 

 

Armónicas cromáticas

Las armónicas cromáticas se caracterizan por poseer una gran capacidad en lo que a interpretación se refiere, siendo considerada superior a la ofrecida por la armónica diatónica. En este sentido, los expertos aseguran que la interpretación ejecutada con este instrumento es como si tuvieras dos armónicas diatónicas en una sola estructura. Claro está, una de ellas proporciona una afinación correspondiente a un semitono por debajo, creando así el contraste propio del instrumento.

Sin embargo, esto no quiere decir que las armónicas cromáticas sean mejores que las diatónicas, ya que simplemente se trata de una diferencia en los timbres emitidos.

Es importante mencionar que las armónicas cromáticas incorporan a su estructura una palanca en sentido lateral, que se encuentra unida a un deslizador dispuesto en la embocadura de las 12 celdas. De esta manera, podrás variar según tu conveniencia las lengüetas. Además, como su nombre lo indica, son capaces de ofrecer una escala cromática completa, sin tener que incurrir en el uso de técnicas de interpretación especiales.

 

Armónicas diatónicas

Por otra parte, encontrarás en el mercado de artículos musicales de viento – metal a las armónicas diatónicas, también conocidas popularmente como “Armónicas de blues”. Igualmente, ha sido nombrada como “Major Richter” y “Diatónica Richter”, debido a su tipo de afinación Richter estándar.

Acerca del instrumento, debemos comentar que su formato es de los más pequeños e incorpora al área de la embocadura un total de 10 celdas. Su diseño es bastante sencillo y ha sido posicionado en el mercado mundial como una de las armónicas mayormente comercializadas. Sin embargo, algunos fabricantes han construido otros modelos de diatónicas con una variación en el número de celdas, desatando los instrumentos de 6, 12 y 14 celdas.

 

Armónicas con doble lengüeta

Las armónicas con doble lengüeta tienen un cuerpo un poco más robusto que las diatónicas, incorporando en el área de la embocadura una doble fila compuesta por un total de 40 celdas. Esta particularidad en el diseño permite la reproducción de una vibración simultánea por parte de ambas lengüetas, tanto para los acordes o notas sopladas como para las aspiradas.

Con respecto al tema de la afinación, tenemos que es de tipo diatónica. En este sentido, dispondrás de dos variaciones, siendo el caso de la afinación trémolo, que ofrece una diferenciación bastante ligera entre el tono de la lengüeta superior y la inferior. 

Asimismo, podrás disfrutar de una afinación con una octava de discrepancia entre cada lengüeta. Gracias a dichas variaciones el músico podrá disponer de una amplia gama de notas, que enriquecerán los matices de cada una de las interpretaciones.

 

 

Armónicas especiales

Otra gran familia de armónicas compuestas por variados modelos son las especiales. Entre ellas destacan las dirigidas a la generación de acordes y bajos, que son generalmente empleadas en orquestas y/o agrupaciones. Igualmente, encontrarás las Glissandos, también conocidas como armónicas de efectos y pensadas para enriquecer cada composición con tonadas limpias y afinadas.

 

Aplicaciones generales

Es importante mencionar que estos cuatro grupos de armónicas originalmente están orientadas a la interpretación de ritmos específicos. Por ejemplo, las armónicas diatónicas y cromáticas son las más recomendadas para la interpretación de música country, blues, soul, R&B, jazz, rock, funk, rap, hip hop, reggae, pop y zydeco. Por su parte, los expertos comentan que las armónicas de doble lengüeta, tanto las octavadas como las de trémolo, son ideales para interpretaciones celtas, asiáticas, étnicas, centroeuropeas, hispanoamericanas, alpinas, populares, rusas, de folclore, entre otras. Asimismo, las armónicas diatónicas cumplen un buen desempeño para estos ritmos.

Finalmente, para ejecuciones clásicas, de pop, orquestales, grupos y jazz, podrás emplear la amplia variedad de armónicas especiales, de bajo, acordes, contrabajo, de efectos y también las cromáticas. Pese a lo anteriormente mencionado, deberás saber que no existe algún tipo de regla específica que nos obligue a usar una de estas armónicas para un determinado ritmo.