Última actualización: 12.11.19

 

Si tienes ganas de ponerte manos a la obra y construir algo, te darás cuenta que pocas cosas necesitan ser compradas, ya que muchas otras pueden ser fabricadas, si se tiene determinación. Ese es el caso de los atriles, pues consiguiendo algunas piezas de madera y dedicando unas horas de tu día podrías tener un atril funcional en casa sin demasiado esfuerzo.

 

A diferencia de cosas como un teléfono móvil o una billetera, los atriles no son algo en lo que constantemente pensamos. Estos no son productos que se necesiten a cada rato, pero en el momento en el que los necesites, seguro estarás lamentando el no haberte detenido a pensar qué atril comprar (Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar) mucho antes.

Los atriles son productos utilizados para sostener otras cosas. Cuando se trata de partituras, recetarios o libros de texto pesados, entre muchos otros productos, los atriles sirven como base y soporte para que tú no tengas que hacer ningún esfuerzo sosteniendo dichos artículos. Para cocinar o tocar un instrumento debes tener las manos libres y específicamente para dar dicha facilidad de trabajo y comodidad han sido fabricados los atriles.

Además de estas actividades, hay otras cosas que puedes hacer con un atril. Este soporte funciona como un lugar en donde puedes proclamar un discurso, sin perder tus notas, e incluso muchos consideran los caballetes como atriles, por lo que, si deseas hacer una obra de arte, entonces también necesitarás uno.

Es posible que desees adquirir un atril y, si ese es tu caso y comienzas a hacer una búsqueda para elegir la mejor alternativa posible, te encontrarás con diversos atriles que variarán en diseños, tamaños, materiales y, más importante, en el precio. Los atriles pueden ser costosos, sin embargo, afortunadamente para ti, realmente no necesitarás comprar uno, ya que es posible fabricarlos.

Si ya te decidiste por no gastar mucho dinero en una compra sino en invertir algo más de tiempo y esfuerzo para ahorrar, entonces debes organizarte y saber exactamente qué hacer, buscar y cómo comenzar el proceso.

 

Materiales

La madera es uno de los materiales más fáciles de conseguir y manipular, además de ser también uno de los mejores elementos en cuanto a una buena relación entre la calidad y el precio. La madera suele ser más económica que otros materiales, pero igual de resistente, por lo que obtendrás un atril que durará bastante tiempo contigo.

Entre las maderas también hay variadas opciones, ya que se obtiene todo de distintos árboles. En este caso, la más recomendada es la madera de pino. Sin importar qué atril desees fabricar, este elemento funcionará como material principal.

 

 

Atril

Es recomendable que fabriques un atril pensando en usarlo de diversas maneras. Es decir, que logre servirte para mantener tus libros o partituras, pero que también pueda funcionar como lugar para ser un orador si lo necesitas.

Esto no es necesario, pero la versatilidad que te ofrecerá tu creación podría ahorrarte el tener que gastar más dinero adquiriendo productos extras para poder realizar otras actividades.

 

¿Cómo fabricar tu atril de madera?

Hay diversas formas de tener un atril de madera, ya que este puede ser de partituras, para libros, móviles, fijos, de sobremesa, etc. Sin embargo, algunos de ellos son más convenientes que otros dependiendo de lo que realmente necesites y quieras.

 

Atril de sobremesa

Si no te importa usar una mesa como base o cualquier otra superficie plana, entonces un atril de sobremesa es lo más fácil. Esto sirve para quienes, en vez de altura, solo necesitan una buena inclinación que mantenga las partituras o el libro en buena posición.

Para este atril de madera, necesitas solo el material base, un serrucho y pegamento para madera. 

Elige una pieza cuadrada y delimita un rectángulo con medidas de, aproximadamente, 60 x 50 x 4 cm. Esto hará que tengas una superficie apta para libros y partituras por igual.

Corta dos listones de madera, con unas medidas oscilantes entre los 8 y 14 centímetros, dependiendo de cómo desees tener tu atril. Estos servirán como apoyo. Inclina la bandeja sobre un listón hasta tener el ángulo que deseas y marca el punto de unión entre la bandeja y el listón. Vuelve a hacer lo mismo, pero con un listón como base y el listón superior sosteniendo la bandeja. Marca la unión de los dos listones.

Pega ambos listones y, después de hacerlo, pega la bandeja. Cuando se seque, corta otro pequeño listón que irá de forma horizontal sobre la parte frontal de la bandeja. Esta no dejará que las partituras se doblen. Cuando esto ya esté listo, tendrás tu atril.

 

 

Atril de pie

El atril de pie puede seguir los mismos pasos anteriores, cambiando pequeñas cosas del proceso.

Por ejemplo, esta vez, no utilizarás pegamento sino clavos o tornillos para ajustar la bandeja a los listones. Cortarás un listón de las mismas longitudes pero con una anchura mayor, para que cubra todo el centro de la bandeja.

El listón de madera que funcionaba como base pasará a ser la estructura media, por lo que deberás conseguir una pieza más grande que pueda llegar al suelo. Corta tres listones más pequeños para que sirvan como base y estos irán unidos a esta estructura.

Cuando hayas ajustado toda la parte inferior, entonces debes hacer el proceso para unir la bandeja en la parte superior.

El listón faltante deberás inclinarlo encima de la estructura y unirlo en el ángulo en el que desees que se encuentre tu bandeja. Cuando termines, coloca la bandeja sobre el listón; este debe ir justo en el medio de ella. Une con cuatro clavos o tornillos, que estén en cada esquina del listón. Ya tendrás tu atril.

Este tipo de atril es más elegante que el de sobremesa y, debido al soporte, podrá cargar cosas más pesadas sin necesidad de tener otra superficie debajo de él.

Hay quienes hacen cuerpos completamente cuadrados y atriles más robustos para usarlos como podios para conferencias o para tener también lugar para guardar cosas dentro del atril, sin embargo, la estructura previamente descrita funciona como un atril simple y práctico para quienes desean practicar en casa o leer con comodidad.