Última actualización: 14.10.19

 

La apuesta de los jazzistas argentinos por ver materializadas sus producciones discográficas no se detiene, pese al gran auge de los formatos digitalizados. Aunque no lo parezca, son muchos los artistas y sellos discográficos que están dedicados a esta tarea, con el claro propósito de no dejar morir los discos.

 

El jazz es un género musical que logró hacerse lugar en la palestra musical a nivel mundial, convirtiéndose en un ritmo clásico. Se trata de un estilo con métrica alegre, explosiva, espontánea y que incorpora una variedad de instrumentos como clarinete, saxo, piano, batería, guitarra, contrabajo, trompeta. En suma, es una verdadera integración de tonadas, que juntas rinden tributo a la cultura africana, europea y española.

La industria de la música ha sabido aprovechar esta mezcla cultural que es el jazz, creando una moda que traspasó fronteras y prevaleció en el tiempo. Muchos han sido los expositores y orquestas que han grabado con importantes sellos discográficos y cuyas producciones han sido inmortalizadas en el mundo musical. Argentina no se queda atrás, puesto que posee intérpretes con un gran talento, que a pesar de las nuevas tecnologías y distintas plataformas existentes para hacer música, continúan apostando por los métodos tradicionales.

Nos referimos a ensayar con la banda, entrar a un estudio, grabar con instrumentos reales y someter las pistas a un proceso de producción – posproducción para tener un resultado físico como un disco y así comercializarlo. Si bien es cierto que este proceso puede llegar a ser un poco costoso e incierto, pues no se sabe si habrá éxito en la venta de los discos, es la única manera de dejar un legado palpable, un tributo al talento del mismo artista.

 

Orígenes del género jazz

Antes de hablar acerca de los exponentes de un género musical con tanta trascendencia como el jazz o conocer cómo está posicionado actualmente en la palestra discográfica, deberíamos comenzar por repasar un poco su historia.

Si nos remontamos a finales del siglo XIX, recordaremos la oleada migratoria de esclavos africanos hacia América del Norte. Los esclavos experimentaron un proceso de adaptación cultural a pesar de las condiciones en las que se encontraban, siendo influenciados por la llamada cultura blanca. Enfatizando en el tema de la música, los esclavos comenzaron a asimilar todos estos nuevos acordes procedentes de los ritmos españoles y franceses, que poco a poco se fusionaron con su música ancestral. De esta manera, conservaron al máximo su esencia con respecto a la improvisación y a la característica técnica vocal, pero le sumaron instrumentos europeos. Es así como nace el jazz.

El jazz desde sus inicios causó gran polémica entre ambas culturas. Sin embargo, fue un verdadero movimiento musical bailable que en su momento conmocionó a jóvenes de todo el mundo. Según los expertos, este género podría ser considerado uno de los primeros fenómenos del siglo XX, que revolucionaron la industria tanto discográfica como cinematográfica y que aún se mantiene vigente.

 

 

¿Cómo llegó el jazz a la Argentina?

Argentina recibió su primer contacto con la música jazz a través de revistas y discos, que llegaban en embarcaciones directamente de Europa y el norte de América. Por otra parte, comenzaron a llegar al país algunos espectáculos de jazz procedentes del extranjero como lo fue Little Peter bailando “Cake – Walk”, en el para entonces conocido “Teatro Casino” de la ciudad de Buenos Aires. Esta presentación mostraba a la audiencia un tipo de jazz primitivo, pero definitivamente rítmico y atrayente.

Los años 20 fueron bastante decisivos para el afianzamiento del jazz en Argentina. Los espectáculos cada vez eran más contagiosos como el “Show – Hall”, que contaba con bailarines en escena, invitando a todos los presentes a moverse al ritmo de estas melodías foráneas. Completamente contagiados con las métricas del jazz, las orquestas argentinas iniciaron una emulación de aquellos sonidos y los incorporaron a sus orquestas. La primera en experimentar con ellos fue la “Orquesta Tango Francisco Canaro”, dando paso así al nacimiento de orquestas de jazz icónicas de Argentina, como lo fueron las dirigidas por Eleuterio Yribarren y Adolfo Avilés. La moda del jazz caló rápidamente entre los argentinos de la época, quienes disfrutaban al son de dichos ritmos que causaban furor en el exterior. 

 

Conoce los más recientes discos de jazz argentino

 

Vibrations de Mariano Loiácono

Este es un disco del trompetista Mariano Loiácono, que posee grandes colaboraciones como la de los músicos de talla internacional Rudy Royston, Anthony Wosney, David Williams y George Garzone. Se trata de una producción con una composición alternada, que deja de lado los criterios musicales tanto del folklore como del tango y se centra en el hard bop.

 

Mingunos

Se trata de un disco que le rinde homenaje a los registros musicales del gran Charles Mingus. Todos los arreglos rítmicos estuvieron a cargo de Patricio Bottcher y Juan Klas. En la voz destaca Lucia Boffo e incorpora instrumentos de viento metal como el saxo alto, saxo tenor, flauta, trompeta, trombón y clarinete bajo. En la percusión tenemos una batería y en las cuerdas el contrabajo.

 

Sobre Ginastera y algunos planetas

En esta oportunidad el guitarrista Francisco Slepoy basó su trabajo discográfico en algunas de las piezas que conforman “Doce preludios americanos”, incorporando además varias composiciones de su autoría. De esta manera, fusionó lo mejor de la música folclórica para obtener como resultado un disco cargado de sonidos jazzísticos procedentes de instrumentos como el saxo alto, flauta, bombo legüero, contrabajo, canto con armónicos y batería.

 

 

Rewind & FF

Martin Iaies presenta un disco con un repertorio propio, con tonadas frescas generadas por un contrabajo, batería, saxo soprano y alto. Esta producción denota una gran madurez musical.

 

Moscardini

Julia Moscardini, considerada actualmente como una de las mejores cantantes de jazz argentino, presentó este 2019 su disco “Moscardini”. Para su creación la acompañaron músicos de renombre como Sebastián Loiácono, Ernesto Jodos, Jerónimo Cardonas y Carto Brandán, interpretando respectivamente el saxo tenor, piano, contrabajo y batería.

 

Vidas Simples

Juan Bayón realizó este disco con el apoyo de la discográfica estadounidense Ears&Eyes, destacando en cada pieza tonadas con una marcada influencia de Andrew Hill.

 

Detrás de esa puerta y Reflexiones en verano

Estos son dos grandes discos de la autoría de Hernán Mandelman, quien destaca en la palestra musical como baterista y compositor. Ambas producciones son vistas por el autor como una expresión de superación y cambio social.

 

La paciencia está en nuestros corazones

Adrián Iaies presenta un disco que realza una de las principales características del género jazz como la improvisación, sumando a ello un registro del folklor y su composición personal. 

Como podemos ver, el género del Jazz sigue presente en la tradición de los intérpretes argentinos y sus esfuerzos por continuar sumando material de calidad a sus proyectos, seguramente seguirá siendo motivo de interés entre los aficionados de todo el mundo a este particular tipo de música y a escuchar los sonidos emitidos por el mejor clarinete.