Última actualización: 12.11.19

 

En A Coruña hay un laboratorio de fisioterapia que trabaja con biomecánica, a través del cual es posible la rehabilitación de las personas respecto a problemas posturales. Por lo tanto, deportistas y músicos han visitado el laboratorio y reciben ayuda para mejorar sus posturas al entrenar o tocar un instrumento.   

 

Biomecánica y música

Se define como la ciencia que estudia la actividad del cuerpo humano y las consecuencias mecánicas que se generan de las diferentes actividades en el trabajo, deporte y vida cotidiana. Su principal objetivo es dar respuesta a los problemas que se originan debido a las distintas situaciones a las que se expone el cuerpo. La biomecánica aplica conocimientos de disciplinas como la ingeniería, fisiología, mecánica, anatomía, etc.

Por otra parte, esta ciencia se encuentra presente en tres ámbitos, biomecánica ocupacional, médica y deportiva. La primera estudia la interacción del cuerpo con el entorno; la segunda evalúa y da soluciones a patologías que pueden presentarse en el cuerpo humano. En tercer lugar la biomecánica deportiva es la que se encarga de analizar la práctica deportiva con la finalidad de implementar técnicas de entrenamiento, diseñar materiales, equipamientos y complementos.

Por consiguiente, también es una ciencia que está relacionada al arte, por ejemplo, la música. Esto es porque flautistas, violinistas, guitarristas, etc., necesitan pasar hasta 5 o 7 horas sentados estudiando y muchas veces los músculos del cuerpo no están entrenados o preparados para ello. Quizá en ese momento es cuando aparecen dolores de espalda, brazos, piernas, cuello u otros, por lo que la biomecánica ayudará a solucionar este problema, jugando un papel importante en el desempeño de estos músicos.

 

 

Problemas posturales en los músicos

Debes tener una postura corporal óptima al momento de aprender a tocar: existen dos tipos, la estática y dinámica. El primer tipo consiste en cómo se mantiene el cuerpo cuando no se realiza algún movimiento, es decir, en el momento que estás durmiendo, sentado o de pie. En cambio, el segundo tipo de postura se refiere al movimiento del cuerpo, por ejemplo, al agacharse para coger algo, correr o caminar.

Generalmente, los problemas posturales de los músicos vienen cuando adoptan una posición errónea mientras estudian largas horas su instrumento. Sin embargo, una postura correcta es la que no exagera la curva dorsal, cervical y lumbar, respetando así las curvas naturales de la columna vertebral.

Este es un aspecto muy importante que debe tener en cuenta un músico, ya que normalmente realizará largas jornadas de ensayo, presentaciones y conciertos. Es decir, adoptar una postura incorrecta puede ocasionar problemas como cifosis o escoliosis, incluso, dificultades en la respiración.

Muchas de las malas posturas se realizan al sentarse a practicar el instrumento. Es por ello que el intérprete debe estar atento a su postura. Quizá la mayoría de músicos no se da cuenta de esto, pero la prevención a tiempo permitirá dar soluciones que corrijan malas posturas.

Asimismo, podemos mencionar que las posturas incorrectas más comunes son sentarse con la espalda torcida o estar encorvado mientras estudias ejercicios o canciones en la flauta. Esto proporciona una dispareja distribución del peso, lo que ocasiona daños al cuerpo. Por ejemplo, produce un desgaste en la columna vertebral, haciendo que sea cada vez más frágil y sensible a los dolores o enfermedades complejas.

Por si fuera poco, cabe destacar que estos problemas posturales no tienen nada que ver con la calidad de la flauta que utilices. Es decir, aunque tengas la mejor flauta del momento tienes que cuidar tu postura al tocarla. 

 

 

Clínica Optimme de A Coruña  

La clínica Optimme trabaja para brindar soluciones a hombres, mujeres y niños. Cuenta con un equipo de profesionales altamente calificado como psicólogos, fisioterapeutas, licenciados en actividad física y deporte, licenciados en medicina, así como especialistas en osteopatía y suelo pélvico. Incluso, utiliza tecnologías novedosas y eficientes.

Su principal objetivo es que cada paciente logre llegar a su punto óptimo, haciendo de esta clínica la primera opción de muchas personas al momento de necesitar una valoración médica.

Cabe mencionar que Optimme incluye tratamientos como readaptación física y fisioterapia. Además, allí funciona el laboratorio de biomecánica donde realizan estudios relacionados a las posturas del cuerpo. La joven flautista María García recibe atención especializada en este centro; apenas tiene 17 años de edad y desde pequeña toca este instrumento.

En una habitación de la clínica con 18 cámaras infrarrojas los especialistas utilizan electrodos y dispositivos en la piel de la joven. María va estudiando ejercicios y canciones de flauta mientras un programa informático registra las tensiones de sus músculos y reproduce las alteraciones en dos monitores.

A la joven se le detectó un problema en su postura al tocar, aunque antes nadie había notado. Se trata de una mala posición de la espalda que le causaba una contractura lumbar, sin embargo, la doctora Alba Cons afirma que María no siente dolor. Todo esto fue gracias a que su profesor de flauta le recomendó a la joven visitar la clínica Optimme.

La doctora Alba comenta que todo se puede observar en el estudio, pues el programa informático utiliza un muñeco virtual que se mueve y muestra todo lo que experimenta el cuerpo de la paciente. Además, después de tomar los datos, un grupo conformado por especialistas en ingeniería, readaptación y rehabilitación se reúnen para evaluar los resultados, dando un veredicto preciso a la joven.

 

Ejercicios para fortalecer los músculos indispensables

Los músicos deben realizar ejercicios que les permitan fortalecer los músculos indispensables para tocar durante largas jornadas diarias el instrumento. Por ejemplo, María García u otros intérpretes deben cumplir con las instrucciones dadas por los especialistas si desean continuar con sus carreras artísticas.

Por supuesto, para lograrlo los músicos requieren de mucha disciplina, constancia y dedicación, ya que es la única alternativa para poder resistir las largas horas de ensayos, presentaciones o conciertos.

Por otra parte, mencionamos que es lamentable cómo muchos intérpretes se dan cuenta de su realidad cuando ya han pasado muchos años, siendo demasiado tarde para remediar el daño causado en sus espaldas, hombros, cuellos, etc. Es por eso que para ejecutar un instrumento como la flauta será imprescindible conocer cuáles son los músculos que más se utilizan. De este modo el flautista podrá fortalecerlos y evitará sufrir enfermedades físicas complejas en el futuro.