Última actualización: 19.08.19

 

Cada instrumento implica un desafío para los fabricantes, pues el proceso suele ser largo y meticuloso; además, cada pequeño detalle es importante. El arpa paraguaya es una perfecta muestra de ello, ya que cada pieza terminada es una verdadera obra de arte y no muchos dominan la técnica o conocen los secretos para enfrentar tal reto, lo que llevó a los artesanos a preocuparse por la preservación de esta tradición en Paraguay.

 

Una herencia generacional

Es común en la fabricación de arpas paraguayas que los talleres de luthiers especializados en dicho oficio mantengan una fuerte tradición familiar, en donde el conocimiento se ha ido transmitiendo de padres a hijos, sobrinos, etc. En una sucesión que puede contarse a razón de más de 3 generaciones en algunas ocasiones. Esto ha llevado a que las familias logren con el paso de los años implementar nuevas técnicas, mejoras y conserven secretos que hacen que cada uno de estos talleres se forje una reputación reconocida. Este fenómeno lo vemos ocurrir también en otros países con otros instrumentos, pero en Paraguay, en donde el sonido del arpa forma parte de su cultura musical y es un patrimonio intangible e invaluable, esto ha comenzado a crear una problemática en torno a la fabricación de arpas. Además, la realidad es que muchas de estas familias tradicionalmente artesanales, por diversas razones, ven menguada la cantidad de elementos que se encuentran interesados en la profesión, lo que pone en riesgo la transmisión de conocimientos a futuros individuos, que consigan mantener este legado en los años por venir. Esto ha preocupado a las autoridades, a los mismos luthiers y otras organizaciones culturales del país.

Por otra parte, se sabe que a la fecha, los talleres más reconocidos no son suficientes para satisfacer la creciente demanda que enfrentan, pues en ocasiones reciben pedidos provenientes no solo del país, sino de intérpretes que residen en el extranjero, lo que ha llevado a pensar en alternativas que ayuden a formar a una mayor cantidad de personas en el delicado trabajo de darle a este instrumento su inconfundible y bello sonido, bajo las características tan peculiares del arpa paraguaya.

 

 

Una propuesta para preservar el patrimonio cultural

Ante la posibilidad, de que en años futuros el número de personas que dominen las habilidades para ser capaces incluso de fabricar la mejor arpa paraguaya se vea disminuida, un grupo de personas, entre ellas Luz Borja, se dieron a la tarea de buscar soluciones para recuperar y reactivar esta actividad. De esta manera se crea la primera escuela que formará a nuevos  luthiers en el país, bajo la dirección de la misma Luz Borja.

La propuesta ha sido recibida de buen agrado por los aspirantes y no es de extrañar, puesto que la proyección internacional que este instrumento le ha conseguido al país es notable, siendo países como Japón y España algunos de los que más arpas solicitan a los fabricantes. Además, la cantidad de estudiantes que ingresan cada año a escuelas de música en el país, para aprender a tocar el instrumento, sigue en crecimiento y cada uno de ellos necesitará al menos un arpa para practicar y en su vida profesional como intérprete, probablemente requiera de otras más.

Con esta nueva escuela, que ya cuenta con 12 estudiantes entre hombres y mujeres, se da un importante paso para mantener vigente el legado y asegurar que este instrumento continúe siendo un ícono de su país, al mismo tiempo que consigue formar a una nueva generación de profesionales en este oficio.

 

Mantener la calidad, la primera prioridad 

Para darnos una idea, acerca de los conocimientos que un aspirante a luthier especializado en arpas paraguayas debe adquirir, hay que reconocer primero que a los mejores artesanos les ha tomado décadas formarse a través de la observación y la dirección de sus maestros. La complejidad que implica esta profesión se debe en parte a que es indispensable contar con bases musicales, puesto que los intérpretes suelen crear una relación especial con el luthier, para que comprenda sus necesidades específicas. 

Por otro lado, es prioritario que se tenga un especial conocimiento acerca de las cualidades que cada madera puede aportar al sonido final del instrumento, así como estar al tanto de las técnicas para lograr los ensambles correctos entre piezas, pues esto logra evitar que el instrumento pierda resistencia con el paso del tiempo, un riesgo que se debe a la excesiva tensión a la que estará sometido el instrumento. A su vez, esto implica experimentar con diversas fórmulas para fabricar los pegamentos necesarios. Y por si fuera poco, el aprendiz debe adquirir la sensibilidad para darle a cada pieza la apariencia tradicional y la estética que los mejores intérpretes buscan.

Teniendo en cuenta todo esto, para estar a la altura de las necesidades, la escuela incluye en su propuesta curricular historia musical, evolución del arpa hasta convertirse en la actual arpa paraguaya, botánica de la madera y química relativa a barnices y adhesivos, entre otros muchos conocimientos, con lo que podemos notar que la formación de los nuevos luthiers será bastante completa.

 

 

Producción masiva de arpas vs talleres artesanales

Ahora bien, algunos podrían pensar que una solución podría ser la fabricación en masa de este instrumento, para así satisfacer las necesidades, pero la realidad es que aunque existen fábricas que buscan la producción del instrumento a gran escala, lo cierto es que los acabados pueden ser muy distintos. Los mejores intérpretes mencionan que las arpas de este tipo suelen ser menos resistentes y generalmente una vez que se han sufrido algún deterioro no tienen reparación. Por eso es que aquellas fabricadas de manera manual, como una labor completamente artesanal siguen siendo las preferidas.

Sin embargo, cabe destacar que, en el mejor de los casos, considerando condiciones climáticas favorables y teniendo a mano toda la madera de los tipos especiales que se requieren, un arpa de este tipo se puede fabricar en alrededor de 22 días, según menciona Nicasio Díaz un luthier con 30 años de experiencia. Por lo que si estás buscando hacerte con la mejor arpa del momento (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra) fabricada de manera manual, muy probablemente no la valores de la misma manera que antes de haber leído este artículo.