Última actualización: 13.12.19

 

Un instrumentista realmente apasionado por la música sabe que su instrumento es parte de su vida y cuidarlo es como cuidarse a sí mismo. Elegir el acordeón como compañero es una decisión que conlleva responsabilidad en el mantenimiento de este para evitar que se dañe y no pueda utilizarse. Limpiarlo, guardarlo y alejarlo de ciertas situaciones hará que el acordeón permanezca intacto por más tiempo.

 

Uno de los instrumentos más llamativos y complejos de todos es el acordeón. Su estructura es “rara”, por así decirlo, pues parece que es la mezcla de varios objetos en uno. Por un extremo, se asemeja a un piano, por el otro extremo, luce muy parecido a un teclado de ordenador por la cantidad de teclas que posee, y estos dos laterales se unen por una especie de estructura de cartón que se abre y cierra para producir los sonidos.

Todo esto se completa con, la mayoría de las veces, diseños llamativos de colores brillantes que dan por comprobado el hecho de que el objetivo del acordeón es acaparar la atención y relucir en todas partes. Ya sea por su llamativo y creativo diseño, sus hermosas melodías o su peculiar estructura, el instrumento logra destacar en todo momento.

Es comprensible que con tantas piezas involucradas en su fabricación y con su diseño complicado y único el acordeón sea un instrumento que hay que cuidar mucho para evitar su deterioro y que su limpieza puede requerir un poco más de tiempo que otros instrumentos más comerciales, como guitarras o baterías.

Para mantener un acordeón en buen estado no solo basta con adquirir un producto fabricado por la mejor marca de acordeones (en este enlace encuentras varios productos para analizar) que puedas conseguir ya que, si no cuidas el instrumento, este inevitablemente irá perdiendo su brillo y su funcionalidad. Si deseas seguir tocando como profesional y mantener las melodías intactas, entonces debes tomar en cuenta ciertos aspectos.

 

¿Cómo limpiar un acordeón?

Lo primero que deberá formar parte de tu rutina de mantenimiento del acordeón es una buena limpieza. Esto debe hacerse cada tres o seis meses. Para esto debes tener a la mano: algodón, un trapo, jabón y agua.

Humedece el algodón y añade un poco de jabón en él para encargarte de toda la parte exterior del acordeón y deshacerte del polvo que pueda acumularse allí. Si el algodón se ensucia mucho, cámbialo antes de seguir limpiando; de lo contrario, solo esparcirás la suciedad.

Utilizando el trapo, limpia el polvo de las teclas y botones, evitando que este se acumule y llegue a las válvulas. Después, pasa el trapo por toda la estructura para poder secar el acordeón.

No debes usar alcoholes, disolventes o cualquier solución que no sea agua. Si lo deseas, al terminar la limpieza, puedes utilizar una cera especial para acordeones que te permita limpiar la madera y hacerla relucir como nunca.

 

 

¿Qué hay que tener en cuenta para cuidar un acordeón?

La limpieza, como se estableció anteriormente, es primordial en el mantenimiento del acordeón. Esto evita que el polvo se acumule y el instrumento se desgaste, sin embargo, si realmente deseas que el acordeón se mantenga intacto por mayor cantidad de tiempo, entonces es necesario tener en cuenta algunos consejos para el momento de manipularlo, guardarlo y hasta transportarlo.

 

Al momento de tocar el instrumento

Debido a la complejidad de la estructura interna, si no tienes conocimiento sobre todos los componentes del acordeón, no es recomendable que manipules el interior del instrumento.

Antes de tocar el acordeón, haz sonar cada una de las teclas y botones para poder prepararlas para tu sesión de práctica, ya que esto hará que los sonidos sean más preciosos y fluidos. Incluso, si no deseas tocar para practicar, sacar el acordeón y hacer sonar las notas diariamente mantendrá en buen estado sus componentes. De no hacerlo, las lengüetas pueden volverse algo “tiesas”, lo cual afectará el sonido a la larga de forma negativa. Además, recuerda tratar el fuelle con cuidado, sin tirarlo bruscamente, para evitar desprendimientos y daños irreversibles en el instrumento.

Si compras un acordeón nuevo y deseas tocarlo, debes tener en cuenta que no es recomendable hacer mucha presión el primer mes de uso para evitar forzar las teclas y desgastar la estructura.

 

Cuando necesites moverlo de un lado a otro

Si debido a una presentación o por tenerlo cerca de ti debes transportarlo, lo primero que debes hacer, como todo instrumento, es colocarlo en una funda. Esto protegerá tu acordeón de golpes, caídas y también lo mantendrá limpio.

Si viajarás en avión o estarás en viajes largos de carretera, siempre lleva tu acordeón contigo, como equipaje de mano si estás en el aeropuerto. Dejarlo en un maletero de coche o en una bodega de avión somete el instrumento a las vibraciones por el movimiento y a  pequeños golpes debido a esto.

 

 

Al mantenerlo en tu hogar

Si no lo utilizas con mucha frecuencia y mantienes tu acordeón en tu hogar, es necesario protegerlo de tres cosas sobre cualquier otra: la humedad, la temperatura y el polvo.

Por ejemplo, la humedad mayor al 65% hace que la madera de álamo, como cualquier otra, se hinche y que las piezas del instrumento empiecen a dañarse. Este riesgo aumenta cuando se vive cerca del mar, ya que el aire, además de humedad, viene con salitre. Este ambiente de playa hace que la oxidación sea rápida y que la corrosión pueda dañar el instrumento.

Exponer el acordeón a temperaturas extremas también puede dañarlo completamente. Si la temperatura es menor a 12°C, el frío puede desgastar las partes metálicas y distorsionar los tonos del instrumento. Por su parte, las temperaturas que superan los 25°C pueden contribuir al deterioro de la madera y al ablandamiento de la cera utilizada para pegar y recubrir. Mantener el acordeón en un lugar libre de humedad y a una temperatura entre los 15 y los 25°C es ideal.

Además de esto, mantener el acordeón libre de polvo permitirá que permanezca intacto por más tiempo. Guardarlo en su funda es lo más fácil de hacer, mientras que limpiarlo será lo que realmente prevendrá que las válvulas se cierren debido al polvo.

Si decides cuidar el acordeón, seguramente disfrutarás de este por años y no notarás el pasar del tiempo. Por lo tanto, tener estos consejos en cuenta hará que no necesites adquirir otro instrumento por bastante tiempo.