Última actualización: 20.11.19

 

Así como el destacado saxofonista David Murray, muchos otros jazzistas afirman que este género musical brinda una gran cantidad de beneficios al que lo escucha y ejecuta, ya que es considerado por muchos como una forma más de educación, haciéndote una mejor y más feliz persona.

 

Sabemos muy bien que la música, en general, brinda una serie de efectos beneficiosos para nuestro cuerpo y mente, ya que, además de mejorar y mantener nuestra salud física y mental, nos permite mejorar nuestras relaciones interpersonales y ser más felices. Si estás bajo estrés en el trabajo o si las responsabilidades de la vida se están empezando a amontonar, deberías escuchar más jazz.

Aunque, deberías prestar mucha atención, ya que el jazz contiene varios subgéneros o ritmos marcados, los cuales van desde el jazz nostálgico al jazz alegre. Y si lo pensamos bien, ¿cuál es el instrumento que funciona como columna vertebral del jazz? El saxofón. Por lo tanto, no suena mal investigar un poco más sobre este instrumento y aprender a tocarlo.

Encontrar el mejor saxofón es tarea sencilla, ya que el mercado está repleto de instrumentos musicales de buena, mala y regular relación de calidad y precio para elegir. Sin embargo, ninguna tarea es imposible, por lo que te queremos dar una pequeña descripción de los beneficios que podrás alcanzar al tocar este hermoso instrumento, así como la música del jazz te podrá ayudar a mejorar el estado de ánimo y convertirte en una mejor persona.

En el marco del festival de jazz de Terrassa, el saxofonista David Murray vuelve a ser foco de atención, al participar en la Nova Jazz Cava y demostrando un talento inigualable. Autor de aproximadamente 150 discos y fundador principal del World Saxophone Quartet, Murray fue un intérprete excepcional que conseguía ser triste y melancólico en algunas ocasiones, así como alegre y lleno de júbilo en otras. Murray afirma que cuando le agregas algunos tonos y ritmos de jazz a cualquier otro género musical tradicional, le estarás dando un giro interesante e intelectual a esa canción. Esto lo asegura después de haber realizado un estudio profundo entre los distintos ritmos de la música popular junto al jazz.

 

 

Conozcamos la historia del jazz

Todos sabemos que el jazz es el grandioso y apasionado resultado de la mezcla entre la música africana, americana y europea, la cual posteriormente se expandió enormemente en el continente americano.

El jazz se origina en plena época cuando era muy común la trata de esclavos, la cual trasladaba a los esclavos de las etnias yorubas, los senegaleses, los ashantis y los dahomeyanos -cada grupo étnico tenía su propia historia y tradición musical- desde países como África hasta los Estados Unidos.

Tras abolirse la esclavitud, los esclavos que habían tratado de mantener viva su cultura consiguieron fusionar todo tipo de ritmos y festividades patronales tan ajenas a ellos como, por ejemplo, el día de San Patricio. La mayoría de las personas que investigan los orígenes del jazz ubican su nacimiento como género musical en Nueva Orleans a comienzos del siglo XIX y luego, para los denominados años dorados del jazz año, 1920.

 

Beneficios del jazz

Gracias a un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, algunos rasgos de nuestra personalidad están completamente determinados, en la mayoría de los casos, por nuestras preferencias musicales. Sobre estos resultados, muchos investigadores afirman que las personas que escuchan jazz son personas más felices, empáticos, versátiles y tolerantes, por lo que tienden a ser personas con mayor solidez emocional y con la mente más abierta para ideas diferentes.

Escuchando jazz conseguirás un estado de relajación, logrando calmarte fácilmente al enfocar tu atención en la música que estás escuchando y al dejar de conservar aquellos pensamientos que te generan preocupaciones. Científicos han determinado que, al escuchar la música del jazz, se reducen los niveles de la hormona relacionada con el estrés, el cortisol.

Por otro lado, este género musical tiene un beneficio como analgésico natural, ya que te permite quitarte de encima casi cualquier dolor de cabeza sin la necesidad de consumir algún medicamento. Se ha determinado científicamente que tu cuerpo genera algunos niveles de dopamina al escuchar jazz. Este neurotransmisor modera la intensidad del dolor, por lo que muchos médicos recomiendan escuchar un poco de jazz para motivar al cuerpo a liberar endorfinas, ya que funciona como un distractor de la mente.

 

 

Además, se puede afirmar que al escuchar la música jazz se fomenta la creatividad, ya que su ritmo activa algunas zonas de tu cerebro, mejorando notablemente la capacidad de memoria, por lo que tu aprendizaje será mucho mejor. Gracias a esto, el jazz es altamente recomendable para cuando necesites poner toda tu atención en alguna actividad en específico como, por ejemplo, cuando estés estudiando o haciendo una tarea.

Recordemos que el saxofón es el instrumento considerado como la columna vertebral del jazz, ya que es uno de los instrumentos musicales capaces de producir los vertiginosos ritmos y sonidos que distinguen este movido género musical.

Para muchos intérpretes, el saxo es considerado un instrumento que representa una extensión del alma, ya que sus melodías, tonos y frases parecen provenir de algún lugar totalmente profundo de tu alma, por lo que es un instrumento cargado de sentimentalismo, espíritu y romanticismo, y aunque sea tocado por un principiante, el sonido te podrá hechizar en cuanto escuches las primeras notas.

Por último, es un instrumento musical versátil y que ocupa una gran importancia dentro del jazz, por lo que se podría decir que el saxofón es el instrumento encargado de hacer que el dulce sonido y ritmo de este género nos alegre el día. No existe ningún estilo musical que se resista a la influencia del jazz y del mismo saxofón, ya que ha estado dentro del folk, hard rock, blues, soul, funk, punk, rap, metal y un sinfín de géneros más. 

No existe instrumento que esté tan presente en la música como el saxofón y es realmente imposible ignorar la importancia que tiene el jazz sobre toda la música de nuestra época, siendo un género musical que nos hace mejor persona.