Última actualización: 18.04.21

 

Para poder entender las partituras que componen a una pieza musical es necesario saber qué es un pentagrama y cómo leerlo de forma correcta. Puede que parezca difícil al principio, pero con un poco de práctica, cualquier principiante podrá entender las partituras musicales y sus signos en poco tiempo.

 

Cuando nos sentamos a oír nuestra canción favorita o la presentación de una orquesta, es posible que pensemos por un momento que hacer música es sencillo.

Los músicos profesionales hacen parecer que todo es simple, pues se les nota tranquilos cuando logran dar continuidad a todas las notas musicales, sin errores, mientras que la melodía sube y baja sin interrupciones siguiendo un compás perfecto. Sin embargo, tras esa tranquilidad se encuentran años de práctica y gran esfuerzo.

Sin importar qué instrumento toque un músico y qué nivel de instrucción tenga, todos empezaron su educación musical aprendiendo cómo leer partituras en un pentagrama. Por lo tanto, la habilidad de la lectura musical es algo que vale la pena adquirir lo más pronto posible para poder practicar correctamente y mejorar como artista.

 

¿Qué es un pentagrama?

¿Alguna vez te han hablado de la clave de Do o los signos de notación y no sabes de qué se trata todo esto? Pues todo esto ocurre en el pentagrama.

El pentagrama musical es el lugar en el que se escriben cada uno de los símbolos musicales para darle al instrumentista las pautas que necesita saber para poder ejecutar correctamente cualquier composición.

Este se conforma por cinco líneas y cuatro espacios que las dividen. Allí irán las representaciones de cada una de las notas musicales ya sea entre las líneas, sobre ellas o debajo de ellas.

Las líneas se enumeran de abajo hacia arriba y las notas musicales en el pentagrama se organizan de acuerdo al sistema de notación musical occidental. Por esa razón, para poder identificarlas, primero se debe saber el orden de las notas.

 

¿Quién creó el pentagrama?

Realmente, la creación del pentagrama estuvo precedida por muchas invenciones que, al ir evolucionando, facilitaron la lectura de las notas musicales. Sus orígenes más rudimentarios se remontan a la Edad Media, cuando los cantantes gregorianos empezaron a utilizar un conjunto de signos que representaban la altura del canto.

Específicamente, el pentagrama fue creado por Ugolino de Forlí, un compositor y teórico musical de la época del Renacimiento.

Este italiano partió desde el tetragrama, el cual inventó el monje benedictino Guido d’Arezzo, y le añadió una pauta más para que las escrituras fueran más específicas. Esto facilitó la lectura de las composiciones.

¿Qué pautas pueden encontrarse en un pentagrama?

Dependiendo de la dificultad de la composición, la cantidad de personas que tocarán la pieza y otras cosas, podrás encontrar más que simples notas en el pentagrama.

Una partitura muestra la armadura de la composición, las claves, los intervalos, los silencios, el tempo, el compás y la duración de cada nota musical. Por esa razón, algunos símbolos son completamente negros, otros son blancos, etc.

En caso de que la obra musical esté hecha para ser interpretada por una sola persona, se necesita trabajar con un pentagrama solista. Allí se escriben exclusivamente las notas de un solo instrumento musical.

Por otra parte, el sistema de pentagramas habla de la unión de varios pentagramas, gracias a la llave de la partitura, situada en la sección izquierda. Esto se hace para piezas en las que dos o más instrumentos musicales deben ser usados al mismo tiempo.

El nombre de cada instrumento estará al lado izquierdo, indicando que la música escrita a continuación está hecha para ese instrumento; evitando así confusiones.

 

¿Cómo leer un pentagrama?

Lo primero que necesitas saber para leer correctamente las partituras con notas es identificar cuál es la clave de la composición. Esta indicará la posición en el pentagrama de las notas musicales.

La clave de sol es, probablemente, la más popular en el mundo de la música. Esto se debe a que suele ser la más utilizada, pues es adecuada para instrumentos como la flauta travesera o el violín. En cuanto a las notas de piano, por ejemplo, estas se escriben en clave de Sol y Fa. Esto se debe a que las notas de la mano derecha trabajan con clave de Sol, mientras que las ejecutadas con la mano izquierda trabajarán con clave de Fa.

Si no sabes identificar la clave, entonces es mejor que sepas qué clave trabaja con cada instrumento. De esa manera, si sabes que leerás notas de flauta, ya tendrás la idea de con qué trabajarás.

Entonces, tomando como ejemplo este instrumento, ya sabrás que, partiendo desde la posición de sol, puedes identificar de forma ascendente y descendente las notas; siempre siguiendo el orden del sistema de notación: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si. Es posible usar líneas adicionales o imaginarias para escribir notas más agudas o más graves.

Recuerda, el secreto de leer una partitura es saber cuál es la armadura de la composición y la clave de la notación.

¿Existen ejercicios para leer partituras?

Pues, afortunadamente, sí. De hecho, son necesarios para facilitarle el aprendizaje a los niños en los conservatorios. Por lo que, si tienes dificultades leyendo las notas musicales, es posible comenzar con ejercicios que te permitan acostumbrarte al pentagrama.

Uno de los ejercicios más conocidos y sencillos para hacer es la asignación de un color a cada nota musical. De esa manera, si te pierdes en el mar de notas en blanco y negro, puedes comenzar a aprender asociando la línea en la que se posiciona la nota a un color en específico.

Después de hacer esto, se recomienda transcribir partituras sencillas como el clásico “Himno de la alegría” y comenzar a practicar.

Inicia siempre con una lectura musical simple y, ya al memorizar la posición de las notas, podrás atreverte con piezas musicales más complejas en blanco y negro.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments