Última actualización: 17.09.19

 

El violín es el encargado de llevar la melodía de la orquesta y de diversas canciones modernas, por lo tanto, su importancia en la escena musical tradicional y actual es increíble. Sin necesidad de cables, produce buena música y, conociendo los elementos que lo conforman, podrás acercarte más a este grandioso instrumento.

 

El violín es un instrumento cuyo origen se puede trazar hasta hace más de 5 siglos atrás. A pesar de que este producto, como lo conocemos en la actualidad, se dio a conocer por primera vez en el siglo XVI, su historia está directamente ligada con otros instrumentos de la Edad Media, como el rabel y el laúd, quienes fueron los predecesores del violín moderno.

Wolfgang Amadeus Mozart, Claudio Monteverdi y Antonio Vivaldi son tan solo algunos de los nombres que se pueden conseguir entre los grupos de grandes violinistas de la historia. Estos músicos, junto a su violín, lograron revolucionar el mundo musical y su influencia sigue estando presente en el siglo XXI. Esto hace que sea más fácil entender la gran importancia del violín en la escena musical, pues, además de sus bellas melodías, fue un instrumento que ayudó a labrar el camino de las orquestas, siendo protagonista de obras legendarias y sonatas.

 

¿Cuál es el mejor violín: primero o segundo?

En realidad, no existe diferencia física alguna entre un primer violín o un segundo, la distinción solo se nota en el momento en el que la melodía comienza.

El violín es, sin lugar a dudas, el instrumento guía de la orquesta. Esto no se debe solamente a razones históricas, cuando, en ausencia de un director, eran los violinistas los que marcaban cada pauta, sino también a las sonatas y obras musicales que aún se tocan en la actualidad.

La sección de cuerdas en una orquesta es la principal y los violines primeros son los encargados de llevar la dirección de la sonata. Entre estos, es posible que exista el primer violín, quien es el que tiene la relación más cercana con el director de orquesta y el que guía al resto de los violinistas durante la pieza musical.

Los violines segundos, por su parte, se encargan de hacer destacar a los primeros. En vez de llevar la melodía, estos funcionan de apoyo y, usualmente, suenan en una octava menor a los primeros. Ambos violines son de gran importancia, pues la armonía entre los dos y los detalles musicales combinados son los responsables de que la orquesta tenga un sonido impecable.

 

 

Las partes del violín  

Antes de poder tocar el violín de forma excelente, es necesario familiarizarse con él, por lo tanto, conocer las partes que lo conforman es igual de importante como aprender la mejor técnica para tocarlo.

 

  • La voluta: esta es la parte superior del violín, también llamada la cabeza. Esta difiere entre modelos, pues, usualmente, es una pieza donde los artesanos dejan su marca personal. La mayoría del tiempo es espiral, pero muchas veces no. Allí se encuentra el clavijero, donde entrarán las clavijas para hacer la afinación de las cuerdas
  • Diapasón y mango: el mango es la estructura de madera donde se encuentra adherido el diapasón, lugar donde el violinista marcará cada nota musical con sus dedos, presionando las cuerdas que permanecen sobre él.
  • Cuerdas: el violín es un instrumento de 4 cuerdas. Desde la izquierda comienza la cuerda Sol, seguida por la cuerda Re, La y Mi, siendo la primera la más grave y la última la más aguda. Estas están hechas de materiales resistentes para soportar el roce del arco y la presión de los dedos en la parte superior.
  • Caja: la caja de resonancia es la encargada de que el sonido se dé y está compuesta de dos tablas. La tabla armónica, es decir, la tapa superior, y la de fondo. La tapa superior es la que muestra a las efes, también conocidas como oídos o eses. Estas son las pequeñas piezas curvadas en la parte inferior frontal del violín, aberturas de resonancia que se encargan de la oscilación de la tabla armónica. Esta caja, la mayor parte del tiempo, está hecha de arce y abeto.
  • Puente y alma: el puente tiene diversas funciones. La primera de ellas es mantener las cuerdas separadas entre sí y a la altura adecuada para sonar de forma correcta. La segunda función es la de transmitir las vibraciones desde las cuerdas a la tapa del violín. El alma es la pieza cilíndrica que se encuentra entre el fondo y la tabla, en la parte interna del violín. Las vibraciones de las cuerdas son llevadas a todo el cuerpo del violín debido al alma y, por esa razón, sin ella, es imposible producir el sonido.
  • Cordal: el cordal es la pieza que hace que las cuerdas permanezcan en su lugar, pues las mantiene ancladas al cuerpo del violín. Está hecho de madera o de aluminio. En algunas ocasiones, también puede contener micro afinadores para mantener a las cuerdas afinadas.

 

 

  • Barbada y almohadilla: mantener la posición correcta al tocar violín es bastante difícil y puede causar dolores en todo el cuerpo, después de pasar un largo tiempo tocando el instrumento. Para hacerlo más sencillo, el violín viene con dos piezas diseñadas, exclusivamente para la comodidad del violinista. Esto hace que tocar el instrumento sea más fácil y produzca menores efectos negativos en el cuerpo, como tensiones en los músculos. La barbada, usualmente hecha de madera, sirve como apoyo al mentón del violinista, lo que, además de dar comodidad, previene que el barniz del instrumento se desgaste debido al contacto directo con la piel. La almohadilla, por su parte, provee descanso a otra zona del cuerpo, en este caso, el hombro. Esta pieza no es obligatoria, pero muchos músicos la prefieren para no esforzarse más de la cuenta. Al elevar un poco el violín, la inclinación de la cabeza tampoco será tan marcada. La mayoría de las veces la almohadilla está hecha de metal pero, para dar suavidad, está cubierta de goma.
  • Arco: esta pieza, aunque no forma parte del cuerpo del violín en sí, es necesaria para poder tocarlo. Se encuentra hecha de madera y de una vara con cerdas, encargada de rozar las cuerdas. Haz algunos estiramientos, saca el violín del estuche y comienza a practicar hasta convertirte en el primer violín, el absoluto líder de la orquesta.