Última actualización: 12.11.19

 

Estimular a los niños desde muy temprana edad es muy importante, sobre todo a través de la música. Por ejemplo, si escuchan y aprenden a tocar la flauta, estimulan sus emociones, además de las áreas cognitiva, física y motora. En pocas palabras, la flauta podrá ayudar a que los niños crezcan sanamente.

 

Ventajas emocionales

El bienestar de un niño es fundamental durante su desarrollo y puede lograrse si este toca un instrumento musical a partir de los 4 o 5 años de edad. Por consiguiente, podemos afirmar que la flauta sería una buena opción para iniciar.

Las ventajas que esto representa a un pequeño es que le brinda seguridad al estar en contacto con el entorno y otras personas, pues disminuye el miedo escénico, sobre todo si participa en conciertos. Asimismo, el aprendizaje de este instrumento le ayuda en el fortalecimiento de su personalidad y autoestima, ya que va obteniendo logros al avanzar en el estudio de la flauta.

Por otro lado, cabe destacar que a través de la música los niños pueden liberar emociones o energías reprimidas, como por ejemplo el estrés, haciéndolos sentir mejor consigo mismos. Esto es significativo para aquellos menores que padezcan de algún trastorno, depresión o autismo.

 

Disciplina, responsabilidad y desarrollo social

También, el aprendizaje de la flauta desde temprana edad les permite a los niños adquirir disciplina y responsabilidad, debido al tiempo que requieren para ensayar en casa y junto a la orquesta. Incluso, los niños van aprendiendo sobre el cuidado de sus cosas, ya que deberán hacerle mantenimiento diario al instrumento. Esto es porque la flauta debe limpiarse cada vez que se utiliza, de modo que siempre esté en óptimas condiciones.

Por si fuera poco, este instrumento les permite aumentar sus habilidades sociales cuando están en grupo tocando, ya que de ahí pueden aprender lo que es el valor de la amistad o compañerismo. Aunado a ello, el aprendizaje de la música ayudará a los niños para que puedan desarrollar la empatía, ya que deben escuchar a los demás músicos de la orquesta y respetar sus formas de tocar. Si participan en una orquesta, por ejemplo, conocerán que todos los instrumentos son piezas importantes para que las obras musicales suenen adecuadamente. De esta manera también van conociéndose a sí mismos y al mundo que los rodea.

 

 

La paciencia y el apoyo de los padres

Este valor no es fácil para los niños, pues a su edad no comprenden que requieren de tiempo y esfuerzo para tocar un instrumento musical, por lo tanto, los padres deben apoyarlos, ya que en muchos casos los niños se desaniman y no vuelven a coger la flauta para tocarla.

Un papá debe animar a su hijo cuando se equivoca y decirle que sí puede lograrlo. También, hay que motivar a los más pequeños de la casa cuando toquen correctamente un ejercicio, nota o canción de flauta. Es decir, estar con ellos durante su evolución, ayudándolos a tener paciencia siempre con el instrumento. 

Por otro lado, mencionamos que es importante premiar a los niños cuando obtengan un logro, esto podría ser una buena estrategia para impulsarlos a no dejar de tocar la flauta.

 

Aportes cognitivos

Tocar la flauta a nivel académico permite incrementar la capacidad de comprensión y lectura. Asimismo, aumenta sus habilidades debido a que la memoria es estimulada. Por si fuera poco, podemos decir que, gracias a la interpretación de partituras, el niño aprenderá a leer, escuchar y hablar idiomas nuevos con facilidad.

Además, cuando toca flauta el niño aumenta la capacidad de atención y concentración, puesto que tiene que pensar en cómo interpretar la nota, cuál es su duración y sobre todo debe estar pendiente del director de la orquesta. Aunado a ello, un niño que estudia este instrumento y lo toca en alguna agrupación desarrolla su agilidad matemática, pues debe contar tiempos, analizar armonías, esperar silencios prolongados, etc.

 

La creatividad

Tocar un instrumento fomenta la creatividad en los niños pequeños y a su vez despierta en ellos la curiosidad. Además, las improvisaciones son adecuadas para fortalecer el cerebro, pues requieren concentración y mucha creatividad.

Aunado a ello, debido a la temprana edad en la que inician el estudio de la música, el profesor puede realizar actividades a través de juegos, impulsando mucho más la creatividad de los niños.

 

 

El lenguaje

La música permite hacer un uso correcto del lenguaje y a la vez amplía el vocabulario a través de las letras de las canciones. Esto quiere decir que estudiar en un conservatorio traerá a la mente del pequeño muchas ventajas para la vida en general. Además, cabe destacar que todo esto representa un beneficio importante para el desarrollo del niño y su desempeño en la escuela.

 

Ventajas físicas de la flauta

Uno de los beneficios de tocar flauta es que le permite al niño desarrollar la  inteligencia espacial. Además, esto también le ayudará en su expresión corporal.

Por otra parte, la flauta realiza una importante contribución en la tonificación de los pulmones de los niños, puesto que aprenden a recibir y expulsar correctamente el aire, incrementando la oxigenación del organismo.

También podemos mencionar que una de las ventajas físicas es que a través de la ejecución de este instrumento musical se estimula el cerebro y las áreas motoras, auditivas y sensoriales. Por ejemplo, la flauta ayuda en la motricidad, coordinación de ojos, manos y dedos, pues cada parte de la mano hace una cosa diferente.

 

Apoyo de los padres

Si tu hijo quiere aprender a tocar este instrumento, te recomendamos que compres una flauta dulce buena y económica con la cual él pueda iniciar sus conocimientos musicales. Un aspecto fundamental para cualquier niño es sentir la confianza de sus padres, pues le ayuda en el alcance de sus metas.

Por supuesto, cabe destacar que el papá del niño no debería exigir demasiado, porque hay casos en donde es tanta la presión para que su avance sea acelerado que el niño no puede continuar con de la escuela de música, cayendo en un estado de frustración. Además, si las exigencias son muy altas y ejercen estrés en el niño, la flauta deja de ser algo divertido o agradable, convirtiéndose en una obligación.