Última actualización: 17.05.21

 

Para poder ser un músico profesional, primero se tienen que estudiar los conceptos básicos de la música. No obstante, esto no es tan difícil como parece y solo basta con leer un poco y practicar para lograr resultados increíbles. Saber las notas musicales y su posición en el pentagrama podría ser una buena forma de iniciar.

 

La música es probablemente una de las cosas más hermosas que existen en el mundo. El melodioso sonido de cada nota musical y cómo al combinarse con otra crea una perfecta armonía hace que muchos quieran pasar de escuchar música a empezar a crearla y, para ello, es necesario estudiar.

Lo primero que se necesita hacer es aprender sobre la escala de notas musicales y cómo ésta es representada en el pentagrama musical. De lo contrario, practicar para mejorar tus habilidades sería prácticamente imposible.

Debido a esto, aquí podrás encontrar una pequeña guía de iniciación para entender los conceptos básicos de la música, empezando por la función de las notas en el pentagrama.

 

¿Qué es el pentagrama?

El pentagrama es un conjunto de cinco líneas horizontales en las cuales se escriben los símbolos musicales que conforman la partitura de una composición. Es decir, las notas, la clave que se utilizará, las pausas, el tempo, entre otras cosas.

 

¿Qué y cuáles son las notas musicales?

Las notas musicales son los símbolos que identifican cada sonido que puede realizarse en la escala musical, con la voz o con un instrumento.

En un pentagrama con notas musicales, la identificación de los sonidos se da basándose en la clave en la que está compuesta la pieza musical y la altura en la que se ha escrito la nota. De ahí deriva la importancia de saber leer la escala musical de notas.

La escala diatónica, que es la más común, se categoriza en 7 notas musicales: Do Re Mi Fa Sol La Si. Estas son consideradas las notas base, sin embargo, no son todas las notas musicales. Esto se debe a que dichos sonidos base pueden ser alterados ligeramente para producir variantes que realmente diferencian la experiencia que provoca cada melodía. Esto suele ser lo común en composiciones avanzadas, las cuales siempre tienen sonidos sostenidos y bemoles. No obstante, para iniciar, basta con enfocarse en las primeras 7.

Debes tener en mente que las notas pueden presentarse con otros nombres, como es el caso del cifrado americano de notas y acordes musicales, el cual identifica a la escala de Do, Re, Mi con la siguiente secuencia: C, D, E, F, G, A, B. Sabiendo esto, será poco probable que te confundas al encontrarte con una composición que haya utilizado este cifrado.

Las notas musicales y el pentagrama

Cuando ves una partitura en el pentagrama, por primera vez, probablemente no logres entender mucho. Sin embargo, si divides todo por partes, todos los símbolos pueden empezar a tomar un significado.

  • Clave

Para comenzar, se debe reconocer la clave de la composición. Esto se sabe visualizando el primer símbolo sobre el pentagrama. Las claves son las que determinan la posición de las notas en cada una de las líneas de un pentagrama.

Todas las claves tienen una figura diferente; sin embargo, para comenzar, solo debes preocuparte por la clave de Sol, ya que esta es la que más se utiliza para interpretar melodías en instrumentos como las flautas o las guitarras.

En esta clave, la escala diatónica comienza en orden creciente desde la parte inferior de las líneas del pentagrama, escalando de forma progresiva desde el sonido más grave hasta el más agudo. Es decir, desde el Do hasta el Si.

Recuerda que es posible que veas variaciones, tales como símbolos que vienen con un signo de # o una “b” antes de la nota. Estas son las alteraciones. La “b” hace referencia a los bemoles, mientras que el “#” representa a los sonidos sostenidos.

  • Tiempo

Para lograr ejecutar a la perfección una composición musical, es necesario tener en consideración el tiempo y el compás de la pieza. De lo contrario, es casi imposible encontrarle el ritmo adecuado a la partitura.

Podrás notar cómo, en ciertas ocasiones, dos notas musicales se presentan en la misma línea durante la composición; sin embargo, estas no tienen el mismo diseño. Mientras que una de ellas es completamente negra, otra tiene un relleno de color blanco, por ejemplo. En este caso, esta diferenciación hace referencia a la representación de las figuras musicales o rítmicas.

La misma nota puede ser ejecutada con duraciones distintas dependiendo de lo que requiera la composición y el “diseño” único de cada una es lo que marca el tiempo dentro de un compás.

Tomando como ejemplo un compás de 4/4, la pirámide rítmica se identifica de esta forma:

1) Redondas: Es la figura rítmica identificada con un círculo solo y sin relleno. Esta nota representa una duración de 4 tiempos. 

2) Blancas: Esta figura rítmica tiene un círculo sin relleno acompañado de una línea vertical que la complementa. Esta nota representa una duración de 2 tiempos. 

3) Negras: Esta es la figura musical más conocida y se identifica con un círculo relleno y una línea vertical. Es una nota que representa una duración de 1 tiempo.

4) Corcheas: Las corcheas son mostradas como notas negras unidas por una línea horizontal superior. Duran la mitad de tiempo de las notas negras. 

5) Semicorcheas: Por último, las semicorcheas se dibujan como las corcheas, pero con una doble línea horizontal. Representan la mitad de tiempo de las corcheas.

Entender esto de una forma más práctica es sencillo. Básicamente, deberás tomar un instrumento, por ejemplo, una guitarra, y tocar una nota musical mientras realizas un conteo rítmico hasta 4. Este conteo marcará el compás.

Para comenzar, haz sonar una cuerda y deja que su sonido dure la totalidad de tu conteo, sin interrupciones. Esto representará una nota redonda y, con ella, comienza el compás 4/4 en la pirámide rítmica.

Ahora, en lo que tardas contando hasta cuatro, haz sonar la cuerda dos veces. Esto representará las notas blancas.

Si haces sonar la cuerda cuatro veces en el conteo, habrás seguido la pauta de las negras.

Asimismo, si suenas la cuerda ocho o dieciséis veces en el conteo de cuatro, habrás mantenido un tiempo de corcheas y de semicorcheas, respectivamente.

Si ya sabes el nombre de las notas musicales, su representación y de qué manera se marcan sus tiempos, entonces solo te queda tomar un instrumento y seguir indagando sobre la teoría musical para ampliar tus conocimientos y mejorar tus habilidades. Recuerda que, aunque parezca difícil al principio, solo requieres dedicarle tiempo a este arte para dominarlo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments