Última actualización: 27.02.21

 

Aprender a solfear no basta con simplemente tomar una guitarra clásica y empezar a imitar los sonidos que hacen los profesionales. El solfeo es una práctica que toma tiempo y esfuerzo pero que, con una buena información y diferentes formas de estudio, puede tomar menos tiempo en comprenderse y aplicarse.

 

Cualquier persona que se esté iniciando en el mundo de la música y vea las complejas notas en el pentagrama podría asustarse. La combinación de símbolos, líneas y, a veces letras, pueden parecer un complicado idioma casi imposible de entender para muchos; sin embargo, realmente no es tan difícil entenderlo cuando intentas comprender de forma pausada pero constante.

La teoría de la música puede parecer imposible al inicio, pero no dejes de perseguir tus sueños artísticos. Verás cómo la lectura musical se irá haciendo más sencilla a medida que practicas el solfeo.

 

¿Qué es el método del solfeo?

Este es un método de entrenamiento que permite que los estudiantes logren entender la partitura musical utilizando la voz y otros elementos rítmicos. Esto, además de ayudar a identificar la música para leer, hará que el proceso sea más rápido, permitiendo al músico seguir una composición sin conocerla tan solo leyendo el pentagrama.

En el solfeo básico se cantarán las notas musicales respetando la escala utilizada en el instrumento a aprender, asimilando las duraciones de las notas, el tempo y otras cosas consideradas base en la teoría musical.

 

¿Qué tipos de solfeo existen?

Existen dos tipos de solfeo y dos claves en las que se lee el solfeo. Su nombre nos dice algo sobre esto último, pues “Sol” hace referencia a la clave de Sol y “Feo” se refiere a la clave de Fa, estas son consideradas las claves principales en la música.

La razón tras esto es porque la clave de sol es la que se adapta mejor a los instrumentos de rango más agudo, mientras que la clave de fa, por el contrario, se adecúa a los instrumentos con un rango bajo o grave.

Por otra parte, independientemente de la clave que se esté utilizando, existen dos ramas de solfeo que es necesario estudiar si se quiere entender hasta una partitura sencilla. Estos tipos son: hablado y cantado.

1) Solfeo hablado:

El objetivo de este solfeo es entrenar a las personas a identificar los valores rítmicos de una composición. Es decir, las negras, blancas, corcheas, semicorcheas, agrupaciones regulares e irregulares, alteraciones musicales, entre otras cosas.

Además, permitirá que las personas logren ubicar las notas musicales en el pentagrama. Así no tendrás que detenerte a pensar mucho a la hora de leer las partituras. De la misma forma, estarás listo para entender los símbolos que dan información sobre los matices de velocidad y volumen, los acentos, las dinámicas de prolongación, entre otras cosas.

2) Solfeo cantado:

Cuando se habla de solfeo para niños, usualmente se refieren a este tipo, pues antes de enseñar la teoría a los pequeños, estos empiezan a entrenar su oído y las entonaciones musicales. No obstante, este solfeo es necesario para adultos también.

Alguien entrenado en el solfeo cantado puede reconocer una partitura y escucharla en su mente, sin instrumentos. Esto es especialmente importante para los músicos que sueñan con ser compositores.

Algo que diferencia a este solfeo del hablado es que, aunque mentalmente identificas las alteraciones musicales como los sostenidos y bemoles, no se deben cantar. Por eso es tan importante complementar ambos solfeos, pues los dos tipos entrenan a la mente de distinta manera.

 

Do movible vs Do fijo

Cuando se solfea en clave de Sol hay dos formas en las que te puedes encontrar al Do en el pentagrama. De forma fija, siempre debajo de la última línea del pentagrama, o de forma movible, lo cual significa que el Do se mueve a la altura en la que se encuentra la clave de Sol.

Dependiendo del país se utilizan diferentes métodos, sin embargo, se recomienda siempre solfear con Do fijo, pues esto hará que leer las partituras de guitarra o cualquier otro instrumento sea más sencillo por la rápida ubicación en el pentagrama.

 

Ya sé solfear, ¿ahora puedo tocar cualquier instrumento?

Lamentablemente, la respuesta es no. Tener una base sólida de conocimiento de teoría musical puede ayudarte a un rápido aprendizaje de cualquier instrumento. Sin embargo, no significa que ahora sabes leer todas las partituras que existen en el mundo.

Si crees saber cómo leer partituras de batería porque puedes reconocer una partitura de piano fácil, te llevarás una nefasta sorpresa cuando comiences a ver los símbolos que identifican a los diferentes “Hi-hat” y cómo la altura representa el tambor que utilizarás.

Por esa razón, si deseas aprender un instrumento en específico en su totalidad, debes dedicarte completamente a comprender ese instrumento. Después, ya podrás encargarte de los demás siguiendo los sistemas organizacionales específicos para cada uno de ellos.

¿Puedo aprender solfeo por mí mismo?

Sí podrías hacerlo, pero además de ser algo muy difícil, no es recomendado. La razón tras esto es porque es más sencillo aprender información errónea y no tendrás a un experto que pueda corregirte.

Siempre es una mejor opción asistir a un curso de solfeo para poder aprender correctamente todo lo necesario. Sin embargo, esto puede complementarse con ejercicios para leer partituras, como el uso de diferentes colores para identificar las notas musicales y hacer más sencilla su identificación futura.

Asimismo, existen también ejercicios de solfeo para principiantes hablados y cantados. Por ejemplo, en los conservatorios, los niños suelen aprender la escala musical diatónica cantando la popular canción de “Sonrisas y Lágrimas”, llamada “Do-Re-Mi”. La asociación de las notas musicales con palabras y su identificación simultánea en la partitura es una excelente forma de familiarizarse con los sonidos de forma escrita.

Para terminar y seguir practicando en casa, no es mala idea tener un libro de teoría del solfeo o métodos de autoaprendizaje para poder reforzar lo que aprendas en clases. En librerías en línea es posible encontrar varias alternativas de calidad.

 

¿Cómo enseñar solfeo a los niños?

Los más pequeños suelen acercarse al aprendizaje de distinta manera a los adultos, por lo tanto, el conocimiento debe venir siempre de forma dinámica y con juegos.

Por otra parte, recuerda que, como los idiomas, los niños adquieren primero la capacidad de escuchar e imitar, mientras que sus últimas habilidades son las de leer y escribir. El solfeo cantado será siempre la mejor opción para ellos y, al tener más edad, entonces ya se pueden introducir partituras simples para empezar.

La clave es hacer que los niños amen la música, así que no los presiones. Acompáñalos en el canto de las notas musicales, permíteles descansar un periodo determinado para jugar con sus castillos Playmobil o muñecas, y deja que vuelvan para golpetear las manos al ritmo de la música. Ya verás que, en poco tiempo, desarrollarán su sentido musical.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments