Última actualización: 19.08.19

 

El metrónomo es un instrumento de medición empleado por los músicos para determinar la velocidad de la pieza musical que están interpretando. Quizás es la primera vez que escuchas de él, pero esto no quiere decir que es un instrumento nuevo en el mercado. Su historia data de siglos atrás y se compone de diversos momentos que definieron el instrumento hasta lo que es hoy. 

 

El metrónomo es un instrumento que surge para satisfacer una necesidad específica en los músicos. Se trata de la medición de la velocidad existente entre los acordes de la composición a ejecutar, que en el siglo XV era definida en función a las palpitaciones del corazón. En este sentido, el músico tomaba como referencia la pulsación media de 60 latidos por minuto. Esta sería considerada una medida estándar, ya que el cuerpo se encuentra en estado de reposo.

La técnica ofrecía precisión, siendo muestra de ello las grandes sinfonías creadas en la época. Sin embargo, algunos de los inventores del momento se dedicaron a estudiar la manera de crear un aparato capaz de cumplir con esta función, brindándole al músico mayor practicidad al interpretar la pieza siguiendo pautas métricas.

 

Los primeros metrónomos

La creación del metrónomo no se dio de la noche a la mañana, así como tampoco fue una idea que se le pueda atribuir a un único inventor. El proceso de estudio fue bastante largo y, tras la culminación del que podría considerarse un primer prototipo, surgieron nuevos elementos a añadir para ir perfeccionándose. En este sentido, podríamos decir que el metrónomo desde sus inicios ha sido un equipo en constante evolución. Por tanto, es un invento que no posee un único precursor.

 

Abbas Ibn Firnas

Los historiadores concluyen que Abbas Ibn Firnas, quien vivió durante el período del 810 hasta el 887, fue la primera persona que intentó llevar a cabo la creación de un metrónomo. Lamentablemente, sólo fue una especie de proyecto que no se llevó a término.

 

 

Galileo Galilei

Durante finales del siglo XVI e inicios del XVII, Galileo Galilei sorprendió a todos realizando un estudio detallado de cómo medir la velocidad de las tonadas mediante un péndulo, analizando así todas las posibles trayectorias que este podría tomar y cuál sería la adecuada para proporcionarnos la medición requerida. El concepto fue desarrollado por medio de un hilo equilibrado, que ejercía movimientos isócronos de una forma bastante balanceada. Esto quiere decir que la duración de este proceso no dependía directamente de la amplitud pautada por el movimiento.

Es importante aclarar que dichas oscilaciones obedecen a la longitud que posee el hilo, por lo que, si se trata de una cuerda larga, el movimiento es lento y, al ser más corta, el movimiento se acelera.

 

Étienne Loulié

En el año 1696, Étienne Loulié comenzó a trabajar en un metrónomo de tipo graduado, que sería el primero de su clase. La estructura era robusta y su formato ofrecía dos metros de altura, incorporando un hilo con una determinada longitud y un peso atado a él. De esta manera, su movimiento se mantenía a una misma velocidad.

La persona que hacía uso del instrumento debía mantenerse atenta a que la posición del hilo no se proyectara en la amplitud máxima hacia la derecha o izquierda, ya que lo ideal era que la cuerda se ubicara en vertical, para así conseguir la correcta medición del pulso.

Entre los principales atributos a destacar en este péndulo de tipo mecánico, tenemos que era ajustable y no generaba ningún tipo de señal auditiva, debido a que su método de alerta era completamente visual. Además, no anexaba ninguna unidad de escape que se encargara de mantener el péndulo en constante movimiento. 

 

Dietrich Nikolaus Winkel y Johann Maelzel

El holandés Dietrich Nikolaus Winkel en el año 1814 creó el cronómetro musical mecánico, en su taller ubicado en la ciudad de Ámsterdam. La idea fue copiada por Johann Maelzel, quien sumó a la idea de Winkel una escala y le dio el nombre “metrónomo”.

Esta palabra deriva del griego “metron”, haciendo referencia a la “medida” y “nomos” que significa “regulación”, siendo un nombre bastante adecuado, ya que la función del aparato es la de medir la velocidad de las tonadas para que el intérprete pueda regularlas, según sus necesidades rítmicas. Maelzel inició la fabricación de otros ejemplares, para así comercializarlos bajo la patente Maelzel´s Metronome, que se oficializó en 1816.

 

 

Impacto del metrónomo en el mundo musical

Uno de los primeros compositores de renombre que hizo uso del metrónomo fue Ludwig Van Beethoven, quien durante el período clásico estableció ciertos parámetros referentes a la métrica proporcionada por el aparato. Esto se pudo ver reflejado en sus composiciones en 1817.

El metrónomo cumplía un excelente papel, ya que tanto la polea como el péndulo se podían ajustar para que indicaran los tiempos de forma rápida o lenta, según fuese el requerimiento de la velocidad. Sin embargo, Beethoven dejó claro que este aparato era una verdadera “abominación” para quienes durante el período romántico hacían música, puesto que las tonadas eran mucho más libres y el intérprete tenía la necesidad de alternar los templos de la pieza a ejecutar.

Con el paso de las décadas, los fabricantes comenzaron a adaptar el metrónomo a las necesidades específicas de cada músico. Claro está, sin perder la esencia de su funcionamiento.

Actualmente, puedes encontrar variedad en los diseños e incluso modos de trabajo adicionales, por lo que podrías llegar a cuestionar cuál es el mejor metrónomo.

Existen modelos de cuerda que se ajustan manualmente, así como también los equipos digitales, que incorporan botones de uso intuitivo para regular el volumen, compás y tempo. De igual manera, las estructuras suelen ser bastante compactas e incorporan puertos para la colocación de audífonos e indicadores lumínicos.

Por si fuera poco, algunos fabricantes se han dado a la tarea de desarrollar aplicaciones online, pensadas para brindar mayor practicidad de uso al intérprete. En este sentido, sólo necesitarás conexión Wi-Fi para descargar la aplicación en tu Smartphone, Tablet o portátil. Asimismo, si lo deseas, algunas plataformas te permiten acceder al metrónomo virtual en tiempo real.

 

Última actualización: 19.08.19

 

Existe un amplio catálogo de metrónomos para usar con guitarra, entre los que destacan los de tipo mecánico, digitales y de bolsillo, así como también una modalidad online a descargar en tu Smartphone, Tablet o portátil. Cualquiera que sea el caso, debes aprender cómo utilizar correctamente el equipo. 

 

Los metrónomos pueden variar en algunos aspectos, disponiendo así de equipos con funciones básicas y una configuración manual, así como también otros que han sido provistos de muchos más atributos, a los que se les suma un ajuste automático para una mejor rítmica al interpretar la guitarra.

Todos estos factores pueden influir significativamente en el método de uso del metrónomo, por lo que antes de adentrarnos en cómo utilizarlo, convendría repasar brevemente las principales características a verificar en este tipo de herramienta antes de adquirirla. De esta manera, no sólo llevarás contigo un equipo intuitivo, sino también uno que se adaptará a tus necesidades como músico.

 

¿Qué debo tomar en consideración al adquirir un metrónomo?

Son varios los puntos a considerar por parte del músico al momento de adquirir el mejor  metrónomo (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra), siendo uno de ellos el tema de la afinación. Por tratarse de un equipo a ser empleado con un instrumento de cuerdas como la guitarra, lo recomendable es seleccionar un modelo que incorpore un afinador para evitar su adquisición por separado.

Asimismo, existen otras especificaciones que te pueden ser de gran ayuda, como la incorporación de una salida de sonido para la colocación de unos auriculares. En este sentido, deberás ser bastante cuidadoso, ya que como es sabido, el metrónomo genera un pitido o sonido que se asemeja al de las manecillas de un reloj para marcar constantemente la medición. Esto podría ser un agente distractor para algunos intérpretes, por lo que es prudente verificar que el sonido pueda regularse, tanto al colocar los auriculares como al usarlo sin ellos.

Por otra parte, tienes la posibilidad de elegir una herramienta con algún tipo de señal visual, que es bastante frecuente de encontrar en los modelos mecánicos. Esta característica facilita la visualización del estado de actividad del metrónomo y también de la guitarra.

 

 

Pasos para aprovechar al máximo el funcionamiento del metrónomo y la guitarra

Si bien cada metrónomo ofrece funciones adicionales que diferencian un modelo de otro, también es cierto que tanto los equipos mecánicos como los digitales y aplicaciones online poseen opciones básicas para la medición de la velocidad en las distintas piezas musicales. En este sentido, podríamos decir que cualquier metrónomo es adecuado para desempeñarse correctamente en lo que respecta a las funciones básicas. Claro está, siempre y cuando sepamos manipularlo correctamente para aprovecharlo al máximo. Por ello, para evitar cualquier eventualidad, te contamos el paso a paso de cómo utilizar esta herramienta.

 

Paso uno: Configura el metrónomo

La configuración del metrónomo corresponde al ajuste de tres de sus opciones, como el volumen, el compás y el templo.

Volumen: este no debería ser mayor al sonido de la música para evitar distracciones. La regulación suele ser muy sencilla, estando a cargo de un pequeño botón dispuesto en uno de los laterales de la estructura o indicado en la aplicación con su respectivo símbolo. Lo importante es que niveles el pitido según tus necesidades auditivas. Ten presente que algunos modelos no incorporan esta opción, pero en su lugar disponen de un indicador luminoso intermitente al que deberás mantenerte atento.

Compás: para ajustar el compás, es importante saber que se trata del número de notas y el valor que poseen ellas. Esta medición es expresada en forma de fracción, siendo el primer valor los pulsos y el inferior su equivalente. Un ejemplo muy sencillo es una canción con un tiempo correspondiente a 2/4, lo que significa que la interpretación musical posee un par de notas con una medida de cuatro. Esto lógicamente varía dependiendo de la pieza. Sin embargo, existen algunos temas con más de un compás, por lo que debes mantenerte atento para realizar el respectivo ajuste de acuerdo a los compases cambiantes. Esta opción se incorpora a los modelos digitales, siendo un gran ausente en los metrónomos de cuerda.

Templo: el templo es otra medición que se lleva a cabo por medio de las pulsaciones generadas por cada minuto, conociendo así la velocidad de la canción que se está interpretando. Esta opción se encuentra presente en los metrónomos de cuarzo, que marcan la medición justamente en el borde del dial de la herramienta. Por su parte, si posees un modelo de cuerda, tendrás que movilizar el peso hasta la barra de metal, consiguiendo el templo requerido por la pieza que te encuentras practicando.

 

 

Paso dos: inicia la práctica de la pieza musical

Crea afinidad con el metrónomo: Una vez ajustadas las opciones de funcionamiento ofrecidas por el metrónomo, tendrás que comenzar a crear afinidad con dicha herramienta. Así que ajusta el equipo en un rango no mayor a las 80 pulsadas por minuto y comienza a reproducir algunas notas con tu instrumento de forma pausada. Esto permitirá a tu oído familiarizarse con el pitido generado y a tu vista con los indicadores luminosos, según sea el caso. Igualmente, se recomienda medir las notas una por una hasta completar toda la pieza musical. Recuerda que cada composición posee áreas fáciles y otras de mayor complejidad al interpretarlas, por lo que necesitarás dominar toda la pieza y las notas por completo.

Incrementa la velocidad de las tonadas: Después de dominar la pieza y haberte adaptado al metrónomo, será el momento indicado para comenzar a incrementar el tempo anteriormente ajustado. Lo recomendable es ir sumando cinco pulsos por minuto a cada área de la pieza, siendo importante que retomes la práctica de cada una de las notas hasta dominarlas nuevamente, pero ahora con dicha variación. Repite este procedimiento hasta conseguir tocar la canción a un máximo de velocidad.

 

Última actualización: 19.08.19

 

Lograr una mejor calidad en las tonadas emitidas al tocar un instrumento musical es un objetivo posible cuando se cuenta con aparatos de gran utilidad como el metrónomo. Este accesorio tiene un orìgen, funciones, diversos pros y contras, que son conocidos por muchos y desconocidos por otros.

 

Para la correcta ejecución de cualquier instrumento musical es importante que el intérprete tenga a la mano distintos elementos o complementos, según sea el caso. De esta manera, logrará mejorar la calidad en cada una de las tonadas emitidas. Precisamente, este es el caso del metrónomo. Con su ayuda, el músico logrará mayor precisión al poder medir la velocidad de los tiempos en cada pieza musical sin importar el género musical de la tonada.

Se trata de un equipo que data del siglo XIX y que con el paso del tiempo ha ido evolucionando, pasando de lo que en su momento fue una estructura de madera con cuerdas hasta lo que hoy es conocido como metrónomo digital. De hecho, el mercado pone a tu disposición tantas opciones que podrás descargar una aplicación directamente en tu Smartphone, que cumple a la perfección los parámetros de funcionamiento de un equipo físico.

Seguramente tienes muchas interrogantes acerca de este tipo de dispositivos, como por ejemplo, ¿cuál es su función específica?, ¿en qué tipo de instrumentos se emplea?, ¿cómo puede beneficiar al músico profesional o amateur el uso del metrónomo?, entre otras muchas. A continuación, las responderemos, pero antes, es importante que conozcas un poco acerca de la historia de este aparato conocido por unos y desconocido por muchos otros.

 

Orígenes del metrónomo

El metrónomo surgió durante el año 1812 de la mano del inventor de nacionalidad holandesa Dietrich Nikolaus Winkel y, tres años más tarde, específicamente en 1815, fue patentado oficialmente. A partir de este momento se convirtió en un equipo de culto para los músicos de la época, siendo el caso de Beethoven, quien lo utilizó constantemente.

Desde entonces, grandes músicos hicieron del metrónomo un aliado para desarrollar con mayor precisión sus tonadas, trascendiendo así en el tiempo por más de dos siglos.

 

 

Función del metrónomo

El metrónomo es un instrumento cuya función es la de proporcionarle al músico la medición exacta entre un compás y otro, ya que cada una de estas marcas sonoras presentes en la interpretación de la pieza suelen ser diferentes. El poder identificar correctamente el inicio y fin de los compases es fundamental, para que la tonada sea armónica y tenga una buena rítmica.

Además, su uso puede ayudar a crear distintos matices rítmicos al variar el tempo de la pieza musical. Claro está, esto dependerá de la canción. Por ejemplo, en la música Celta, estos matices son aprovechados al máximo por el músico, para crear intensidad y cierta emoción en cada tonada.

 

Instrumentos con los que se usa el metrónomo 

El metrónomo es mayormente utilizado principalmente con el piano, teclado eléctrico o con las guitarras. Sin embargo, no hay ningún tipo de limitación, puesto que es adecuado para medir los tiempos de cualquier otro instrumento musical.

 

Pros y contras de usar un metrónomo

Como ya debes saber, todo producto posee ciertos aspectos positivos y negativos tras su uso. Los metrónomos no son la excepción a esta regla. Si bien son equipos de gran ayuda para que los músicos consigan un equilibrio sonoro en cada una de las notas, también es cierto que su uso debe ser alternado durante las prácticas, para evitar depender totalmente de la medición ofrecida. Es importante que tengas siempre presente que hasta el mejor metrónomo del mercado es simplemente una guía, cuyo propósito es enseñarte a diferenciar los tiempos existentes entre cada compás. A continuación, te presentamos algunos pros y contras, que deberás tener en consideración al momento de incorporar el producto a tus prácticas:

 

Pros

Podríamos decir que este equipo beneficia mayormente a quienes se están iniciando en el mundo musical, tomando en consideración que a los principiantes se les puede complicar un poco marcar correctamente la distancia entre los tiempos debido a la falta de práctica. 

Con el uso de este medidor y la constante práctica podrán desarrollar un mejor nivel de interpretación en los distintos acordes a tocar, es decir, adquirirán una mejor técnica en lo que respecta a la composición e interpretación.

Asimismo, el uso del metrónomo tiene cabida en el ámbito profesional, siendo implementado en las orquestas. Este tipo de agrupaciones incorporan variados instrumentos que son tocados simultáneamente, lo que podría acarrear un choque sonoro en el oído de los músicos y, por ende, perderse el compás de las notas. 

Para evitar errores en los acordes al ser interpretados, se hace uso del metrónomo. En este sentido, no tendrán margen de error con respecto a la lectura de las respectivas pulsaciones por cada minuto de ejecución y la rítmica del conjunto será bastante limpia.

 

 

Contras

Entre los contras de utilizar un metrónomo, tenemos el proceso de adaptación del músico tanto profesional como amateur.

Por lo general, la persona, al tener un largo tiempo tocando un instrumento, como por ejemplo la guitarra, desarrolla cierto nivel de afinidad con ella. Su oído se agudiza y logra definir la rapidez de los tiempos, distinguiendo así el comienzo y el final de cada uno de ellos. Sin embargo, para alcanzar la correcta ejecución de la respectiva composición, suele ser conveniente usar el metrónomo. Sin embargo, esta decisión puede llegar a ser contraproducente.

En caso de que el músico sea independiente en la ejecución del instrumento, podrían presentarse complicaciones para llevar a cabo tal cambio estructural, al tener que adaptarse al equipo de medición, siendo necesario que practique constantemente con él para lograr aprovechar verdaderamente su función de medición. Por el contrario, quienes se inician en la práctica de cualquier instrumento y le delegan toda la carga rítmica al metrónomo estarán creando una dependencia al medidor que les afectará en su futuro como músicos, cuando no les sea posible usarlo.

 

Última actualización: 19.08.19

 

Con el auge de las nuevas tecnologías, era de esperarse que los metrónomos tuvieran aplicaciones online descargables, que le permitan al músico una mayor practicidad al medir los tiempos en sus piezas musicales. Las opciones son variadas, así que se debe seleccionar la plataforma, según las necesidades del instrumento y del estilo de música.

 

El mercado de artículos musicales pone a tu disposición una serie de metrónomos que abarcan desde los modelos clásicos hasta los digitales. El uso de este medidor es muy importante para que el músico principiante aprenda la correcta marcación de los tiempos, según lo estipulado en cada una de las partituras a estudiar. Por esta razón, es importante que con la adquisición del respectivo instrumento se tenga en consideración la compra de un metrónomo.

Si bien estos equipos pueden llegar a representar una inversión extra, también es cierto que su uso es fundamental para el correcto desarrollo musical de cada interpretación. No obstante, existen muchas aplicaciones de este tipo que con tan sólo descargarlas en tu Smartphone, Tablet o portátil, te podrán ayudar a conocer la distancia precisa entre el comienzo y el final de cada uno de los compases de manera rápida, sencilla y segura. Conoce algunos de los mejores metrónomos del 2019 online.

 

Metronomer

Sin duda alguna, Metronomer es uno de los metrónomos más básicos que podrás encontrar en la selección que te estamos presentando, pero no estamos queriendo decir que su funcionamiento es deficiente. Por el contrario, posee opciones de configuración bastante precisas, que podrás ir ajustando a medida que vas interpretando la pieza musical con tu instrumento.

Entre las opciones a destacar, tenemos la medición del tiempo y del sonido en pulsos por minuto, pudiendo seleccionar entre una amplia gama de resonancias.

Asimismo, es posible precisar el máximo o mínimo de la velocidad de cada uno de los pulsos, ya que los desarrolladores incorporaron el modo “Tap”. Una particularidad propia de este metrónomo online es que los ritmos pueden ser descargados como un archivo de audio a diferencia de otras plataformas.

 

 

Metronome by Soundgrail

Esta plataforma es una de las más usadas, siendo considerada por los músicos como una interfaz bastante intuitiva y precisa en lo que respecta a su función de medición del pulso de los compases.

Una vez hayas descargado esta útil herramienta, sólo tendrás que configurar sus controles, que además son rápidos de ejecutar. En este sentido, se trata de una tarea que no te restará mucho tiempo para comenzar a disfrutar del servicio del metrónomo en cada una de tus prácticas.

El procedimiento es bastante sencillo, por lo que lo primero que debes de hacer es conseguir la precisión de cada uno de los tiempos, para una interpretación limpia de las notas, siendo necesario ajustar el modo “Tap”, que se encarga de medir la distancia del tiempo entre las tonadas. Asimismo, es importante que ajustes el sonido, que debe ser medido en “Beats per minute” o, en español, pulsos por minuto. Finalmente, sólo resta presionar “Play” para poner en marcha el metrónomo.

 

Free Online Metronome by Flute Tunes

Este metrónomo es adecuado para ser empleado con gran variedad de instrumentos como la guitarra, chelo, ukelele, piano, violín, bajo, viola, armónica, tambor, clarinete, flauta trompeta, entre otros. Además, es de destacar que se trata de una aplicación que puede ser usada tanto por profesionales como por quienes se están iniciando en el mundo musical.

El metrónomo posee un funcionamiento sencillo y prácticamente automático, ya que para comenzar a utilizarlo sólo necesitarás pautar el nivel de volumen y el número exacto de los pulsos de la obra musical a interpretar en tu práctica. De inmediato, será posible que comiences a tocar el instrumento y así generar ritmos limpios y agradables al oído.

Es importante mencionar que adicionalmente encontrarás el modo “Tap”. Esta es una opción destinada a mejorar la distancia existente entre cada uno de los tiempos, logrando que la tonada tenga una métrica mucho más adecuada según el género de la canción.

 

 

Metronome by Gieson

Esta es una buena alternativa para quienes desean tener a la mano un metrónomo online durante sus prácticas de música, sin dejar de disfrutar de los atributos ofrecidos por los equipos físicos de uso profesional.

Metronome by Gieson es una plataforma bastante popular entre los músicos, que destaca entre sus competidores por ofrecer un método de ajuste manual. Esto puede llegar a ser bastante conveniente, ya que el intérprete podrá interactuar mucho más en lo que respecta al ajuste del volumen, que te permite seguir el pulso durante la interpretación, conocer e incluso ajustar el correcto templo por minuto de la pieza musical y efectuar la configuración de una serie de sonidos. En este sentido, estarías evitando la dependencia que conllevan los metrónomos automatizados, educando tu oído a través de la práctica, para que aprendas a marcar el compás, según cada una de las notas.

 

Free Online Metronome by Session Town

Este es otro metrónomo online que no podemos dejar de mencionar, valorado positivamente por usuarios de todo el mundo. Sus desarrolladores han puesto a tu disposición una interfaz bastante detallada e intuitiva, que podrás manipular a pesar de que no poseas previos conocimientos.

Este potente metrónomo te brindará varias opciones, que deberás ajustar antes de comenzar a utilizarlo, según el género musical a interpretar. En este sentido, será posible llevar a cabo la configuración de los tiempos y de cada uno de los ritmos, conocer el número alcanzado de compases, adecuar el nivel de volumen, así como también sumar paulatinamente subdivisiones de sonidos, gracias a un modo encargado de dicha tarea.

Además, tendrás a tu disposición la conocida y útil opción “Tap”, que calcula de forma automática los pulsos generados por minuto, que pueden distar de 20 a 240 BPM. Para ello, necesitarás presionar rápidamente el área indicada para pautar la velocidad deseada y obtener el respectivo cálculo.

 

Última actualización: 19.08.19

 

Atril – Opiniones, Análisis y Guía de Compra en 2019

 

Todos siempre estamos atentos a la calidad de los instrumentos, pues pensamos que esto es solo lo que importa. Pero ¿te has puesto a pensar en la importancia de los accesorios para poder tocar mejor? Por ejemplo, ¿dónde colocas tus partituras a la hora de tocar una pieza musical? En un atril, y un modelo como el GEWA 900743 te dará la estabilidad que necesitas para poder colocar tus libros de notas, con una superficie amplia y resistente. Por otro parte, el atril Malayas 6BZJ01 puede ser ideal si buscas un modelo alto, de fácil uso y con funda para transporte. Invertir en un buen atril puede darte la comodidad que necesitas.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo mejor de los mejores

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

Opiniones sobre los mejores atriles del mercado

 

Elegir una opción entre tantos modelos que no conoces puede ser abrumador, pero aquí podrás conocer las ventajas y desventajas de los modelos más destacados del mercado para que se haga más sencillo el proceso.

 

Atril música

 

GEWA 900743

 

El mejor atril es difícil de elegir pero esta alternativa de GEWA es ideal para prácticas y conciertos por igual, pues es un atril música de orquesta que te permitirá usarlo en cualquier ocasión, sin importar cuál sea. La superficie de 48,5 x 34 cm de la bandeja te dará un espacio bastante amplio para colocar tus partituras y tener una buena visión de ellas. La estructura es de metal robusto, mientras que los conectores que permiten que el producto se desmonte y se almacene están hechos de ABS.

El diseño es clásico, con base de trípode y gomas para ser antideslizante y bastante estable, junto a una bandeja con agujeros. Está disponible en el tradicional y elegante color negro, pero también en color blanco, para que elijas el que deseas. Pesa 3,8 kilogramos y tiene una altura regulable que va desde los 67 hasta los 120 centímetros.

Este atril de orquesta será tu mejor acompañante en casa y en tus conciertos, pues mantendrá tus partituras siempre contigo.

 

Pros

Estabilidad: Las tres patas con goma y el metal robusto le dan al atril la estabilidad que necesitas.

Superficie: La superficie de la bandeja de 48,5 x 34 cm permite que sea sencillo colocar varias partituras.

Colores: A diferencia de otros productos que solo vienen en negro, este atril también se ofrece en blanco.

Altura: Los 120 centímetros máximos dan una altura práctica y cómoda para la mayoría.

 

Contras

Peso: El peso es de 3,8 kilogramos, por lo que moverlo requiere de más esfuerzo.

Comprar en Amazon - Precio (€20)

 

 

 

Rayzm Portátil

 

Olvídate de limitar las cosas que puede sostener tu atril música, pues este producto está diseñado para darle un espacio a todo lo que necesites. Soporta fácilmente un máximo de 1,5 kilogramos, por lo tanto, los cuadernos de partitura y tus libros favoritos podrán colocarse allí. Las tres barras metálicas en la base y su estructura resistente son las que le dan este magnífico soporte. La goma antideslizante proporciona la estabilidad necesaria para evitar que el atril se deslice o mueva accidentalmente.

Los sujetapáginas mantendrán las notas musicales en su sitio y la altura flexible permitirá llevarlas al punto donde estés más a gusto, entre los 37 y los 122 cm. No importa si estás sentado o de pie, la comodidad será la misma. Es posible plegar el atril y, además, podrás utilizar la funda de transporte incluida, impermeable para proteger a tu atril de agua, aparte de golpes y rasguños.

Las funcionalidades de este atril hacen que sea una muy buena opción para practicar en cualquier lugar, pues es fácil de usar y de movilizar.

 

Pros

Funda: Además de proteger al atril de golpes, también estará protegido del agua, pues la funda es impermeable.

Soporte: La bandeja tiene un soporte de hasta 1,5 kilogramos, ideal para colocar libros o cuadernos sin problema.

Goma: La goma antideslizante evitará que el atril se mueva por accidente mientras lo utilizas.

 

Contras

Peso: Al pesar 1,28 kilogramos, es un poco más cansino trasladarlo que a otros modelos más ligeros del mercado.

Comprar en Amazon - Precio (€13,99)

 

 

 

Atril partituras

 

Malayas 6BZJ01

 

Este atril partituras podría coronarse como el mejor atril del momento debido a sus valoraciones positivas y sus grandiosas características. Viene con una estructura de metal completa y es de color negro, lo que le da un aspecto clásico. Se destaca por su estabilidad, pues, además de estar hecho con materiales resistentes, tiene una base de tres patas que hará casi imposible que se mueva por accidente.

Instalarlo es sencillo y, al hacerlo, es posible regular su altura desde los 80 hasta los 150 centímetros, por lo tanto, es adecuado para adultos que desean no inclinarse mucho para poder ver las notas musicales. La bandeja tiene un diseño con agujeros y una superficie de 50 x 35 cm para que tu cuaderno de partituras quepa perfectamente. Tiene un peso de 1,68 kilogramos. Mientras que la base de trípode se pliega, el soporte y la bandeja pueden ser desmontados. Trae funda de transporte.

Este atril, además de ser práctico y versátil, también es bastante fácil y cómodo de usar, por lo que es la opción adecuada para muchos músicos.

 

Pros

Altura: Este producto es uno de los más versátiles en cuanto a altura, pues puede alcanzar los 150 centímetros.

Almacenaje: Ya que la estructura principal es plegable, mientras que la bandeja junto a las patas son piezas desmontables, guardar el atril será más sencillo.

Patas: Las patas tienen tacos antideslizantes para evitar que se deslice el atril y para darle estabilidad.

 

Contras

Tamaño: Algunas personas consideran este artículo muy grande, pues no cabe en los equipajes de mano en aviones.

Comprar en Amazon - Precio (€26,99)

 

 

 

Windsor 050151-BK

 

Si no sabes cuál es el mejor atril y deseas un diseño tradicional, entonces no debes perderte este modelo que Windsor ha fabricado. De muy fácil montaje y desinstalación, este atril para partituras te permitirá tener tus notas musicales contigo en todo momento, con rapidez. Está fabricado en metal de color negro y trae una base de tres patas con soporte y resistencia para darte la estabilidad necesaria para tocar tu instrumento.

Los tacos antideslizantes previenen que el atril se mueva por accidente o se deslice. Es posible ajustar su altura hasta llevarla al punto en el que te sientas más cómodo viendo las partituras. Con un peso de 998 gramos y con la capacidad de ser plegable, movilizarlo y almacenarlo son tareas de niños. La funda de transporte con cremallera incluida en la compra protegerá el atril y ayudará también en la movilización. Trae pestañas de sujeción para las partituras.

Este atril podrá servirte para las horas de práctica que tengas que realizar para ser un músico excepcional.

 

Pros

Trípode: La base es como un trípode, debido a las tres patas, y esta da la estabilidad necesaria. Además, los tacos antideslizantes previenen que se mueva.

Montaje: Tanto la instalación como la desinstalación son procesos sencillos. En pocos minutos, el atril estará listo para ti.

Ligereza: Este es un atril ligero, por lo tanto, sin importar si eres un niño o un adulto, seguramente podrás cargarlo sin problema.

 

Contras

Plástico: Algunas piezas son de plástico y estas pueden no ser tan resistentes como el metal.

Comprar en Amazon - Precio (€17,15)

 

 

 

Atril de mesa

 

Stagg MUS-A1 BK

 

Muchas veces no se necesita un soporte plegable con bandeja para sostener tus partituras y esto lo demuestra este atril de mesa, considerado uno de los mejores atriles del 2019. Es una alternativa excelente para estudiantes que necesitan tener un atril consigo en casa y en la escuela, pues es un artículo pequeño y ligero, mide 24,5 x 45 x 18 cm y tiene un peso de solamente 499 gramos.

Está hecho de metal y es de color negro, como la mayoría de los atriles. Cualquier mesa o superficie plana servirá como soporte para este atril. Incluso es posible adaptarlo a teclados o pianos para tener las notas frente a ti. Las pestañas de sujeción mantendrán las partituras en su lugar. Cuando termines de utilizarlo, solo necesitarás colocarlo en su funda para movilizarlo de un lado a otro sin problemas. La parte trasera tiene un taco antideslizante como soporte para que no se resbale.

Este producto será la respuesta a tu búsqueda de atriles pequeños, prácticos, portátiles y de gran calidad. Fabricado bajo los estándares más rigurosos, ofreciendo un coste económico.

 

Pros

Sujeción: Las pestañas sujetarán las partituras con firmeza para evitar que estas se caigan del atril.

Funda: La funda hará que el transporte sea súper fácil, además de que es un producto pequeño y ligero.

Versátil: Mientras exista una superficie plana, este atril podrá ser utilizado. Si tienes un piano o teclado, también podrás adaptarlo allí.

 

Contras

De pie: Si deseas tocar de pie, este producto será incómodo, pues no tiene una base diseñada para esto.

Comprar en Amazon - Precio (€10,24)

 

 

 

Atril de madera

 

Classic Cantabile WN-01N

 

Classic Cantabile podría ser considerada la mejor marca de atriles cuando se tienen en cuenta los diversos aportes de la compañía a la escena musical. Al igual que los instrumentos, este atril de madera es de la mejor calidad y está listo para brindarte lo que necesitas. Tanto la bandeja como las patas y el soporte están hechos de madera de fresno con un color natural y con muy buena resistencia. Las tres patas son robustas y le brindan estabilidad.

Tiene un peso de 3,2 kilogramos y su altura puede ser regulable en un rango que va desde los 93 cm hasta los 134 cm, desde la bandeja hasta el soporte. La estructura central es de metal para facilitar el proceso de regulación de longitud. El diseño de la bandeja es de rayas horizontales y esta tiene un ancho de 48 cm, perfecta para tener cuadernos abiertos y partituras largas.

Además de ser práctico, también el aspecto es una característica resaltante, por lo que puede ser el mejor ejemplo de un atril bueno, bonito y barato.

 

Pros

Diseño: El diseño de madera de fresno con color natural le brinda un aspecto único a este atril.

Patas: Las tres patas de madera maciza son las encargadas de darte una estabilidad excepcional para evitar accidentes.

Regulación: Una pequeña rueda de madera sobre la superficie metálica te permitirá regular la altura con facilidad.

 

Contras

Peso: A diferencia de los atriles que no llegan a pesar 1 kg, este producto pesa 3,15 kg.

Comprar en Amazon - Precio (€83,26)

 

 

 

Atril metacrilato

 

Faberplast 112905

 

Este atril metacrilato no es de las opciones más baratas, sin embargo, su versatilidad de uso y su calidad han hecho que cada vez más personas decidan adquirir uno de estos modelos. Este producto es un atril con base metálica en forma circular de 38 cm de diámetro, coronada por una bandeja de metacrilato de 50 x 39 cm, un material transparente, flexible e irrompible que podrá soportar objetos más pesados que un cuaderno de partituras, como los libros.

Este es un producto de calidad que resalta por tener un aspecto elegante, ya que la base es plateada y la bandeja le da un toque genial. El diseño permite que sea versátil, pues se verá igual de excelente en la sala de tu casa mientras practicas con tu instrumento, como también en un auditorio mientras das un discurso o en tu habitación para leer un libro.

Con este atril podrás olvidarte de adquirir algunos de estos artefactos por años, pues está creado para resistir un uso frecuente y seguir como nuevo.

 

Pros

Soporte: La base metálica es de calidad y tiene el tamaño necesario para soportar peso sin perder la estabilidad.

Diseño: El diseño resalta por la combinación del metal y el metacrilato, dándole un aspecto elegante y versátil para diversas actividades.

Metacrilato: Este es un material irrompible y bastante flexible. No deberás preocuparte porque se dañe con prontitud.

 

Contras

Coste: El precio de este atril es mucho más elevado que el de la mayoría de productos, por lo que no es la mejor opción para todos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Atril portátil

 

CAHAYA CY0035

 

Si te preguntas qué atril comprar, intenta que tu respuesta sea siempre un atril portátil, pues esto te permitirá tener tu atril contigo en todo momento para tocar música dónde lo necesites. Esto es exactamente lo que ofrece este modelo. Con una altura ajustable que va desde los 68 hasta los 102 centímetros, este es un atril de modelo clásico color negro con estructura de metal, destacado por estar recubierto de material anti electricidad estática.

Cualquier persona estará encantada con este atril, pues viene con tacos antideslizantes que protegerán el suelo y mantendrán el producto en su lugar, y también incluye pestañas de sujeción frontal para atrapar las partituras y evitar que por el viento u otra circunstancia estas se caigan.  Es uno de los atriles más ligeros, pues pesa 680 gramos, y esto facilita su transporte, que puede hacerse con la funda incluida, mientras que pliegues el atril. Trae paño de limpieza.

Entre las opciones tradicionales, esta no es de las más económicas ni tampoco de las más caras, pero sí es una de las más completas y de calidad.

 

Pros

Accesorios: Los accesorios incluidos mejorarán tu experiencia, pues la movilización con la funda será fácil y la limpieza con el paño será rápida.

Versatilidad: Su altura regulable entre los 68 y 102 centímetros permite que sea utilizado por niños y por adultos.

Ligereza: Al no llegar a los 700 gramos de peso, esta definitivamente es de las opciones más ligeras.

 

Contras

Pliegue: La estructura principal no es posible plegarla más y, según la opinión de los compradores, esta queda muy larga.

Comprar en Amazon - Precio (€18,99)

 

 

 

Atril plegable

 

Ociodual 80352

 

Esta realmente será la opción ideal para ti si buscas un atril plegable que, además de ser de los más baratos, también sea considerado como el mejor atril de relación calidad precio. Este producto de Ociodual te ofrece lo que muchos buscan: buena calidad por un bajo precio. Está fabricado de metal resistente en color negro y viene con pestañas frontales de sujeción para sostener las partituras y mantenerlas en su lugar siempre.

Pesa 848 gramos, y la ligereza junto con la capacidad de ser plegable hacen que moverlo de un lado a otro o guardarlo sea un proceso sencillo. Además, podrás ayudarte de la funda de transporte incluida. Es regulable tanto en ángulo como altura para que puedas mover la partitura y también modificar la longitud, evitando tener que adaptarte a él y permitiendo que este se ajuste a lo que te haga sentir más cómodo. Trae tacos antideslizantes para mayor estabilidad.

Tanto profesionales como aprendices disfrutarán tener este atril en casa para practicar siempre que se pueda, con total comodidad y sin montajes complicados.

 

Pros

Antideslizante: Los tacos antideslizantes te darán una estabilidad óptima para evitar que se deslice el atril.

Regulable: Un detalle destacado es que la altura no es lo único regulable, sino también el ángulo del producto.

Sujeción: Las pestañas de sujeción harán que las partituras se mantengan en su lugar y no se muevan por accidente.

 

Contras

Soporte: Si necesitas colocar partituras solamente, no tendrás problemas con el atril. Sin embargo, no coloques artículos pesados, como libros, pues podría romperse.

Comprar en Amazon - Precio (€9,9)

 

 

 

Cómo elegir los mejores atriles

 

Todos los atriles se parecen mucho entre sí, pero, entre ellos, existen diferencias a tomar en cuenta. Aquí podrás leer las características a las que le debes prestar atención al hacer tu compra.

Guía de compra

 

Usos

Lo primero que debes tener en cuenta para hacer una compra efectiva es determinar cuál es el atril que necesitas. Deberás hacer una comparativa de atriles para verificar cada uno de los tipos que existen y, de esa manera, poder seleccionar aquel que te ofrezca todo lo que necesitas tú y lo que requiere tu instrumento, si lo que buscas es un atril de música.

En la actualidad, el mercado ofrece diversos tipos de atriles adecuados para diferentes clases de actividades, aunque, en ciertas ocasiones, algunos modelos son versátiles y pueden ser usados para varios objetos.

Existen, por ejemplo, los atriles utilizados para sostener los instrumentos cuando no los estés utilizando, evitando así que estos toquen el suelo. Este es el caso de los atriles para guitarras, bajos y otros instrumentos de cuerda. Incluso las flautas cuentan con atriles que sirven como soporte para ellas.

Sin embargo, los atriles de marcha tienen otro propósito: sostener el instrumento al utilizarlo, mientras que, al mismo tiempo, las partituras se mantienen frente a ti, sujetas al mismo atril. De esa manera, las notas musicales te acompañarán a dónde vayas con tu instrumento y será más difícil fallar en una canción. Los más famosos de este tipo son los atriles de marcha para las flautas traveseras. También los atriles de brazo para flautas son artículos famosos, pues te permiten tener movilidad con tu instrumento mientras que las partituras se mantienen en tu antebrazo y te permiten una buena lectura de las notas musicales.

Entre los atriles más comunes para partituras, se encuentran los atriles de pie y los de ruedas. Usualmente, una opción buena y económica siempre será la de pie, no obstante, los atriles de ruedas son productos que vale la pena adquirir por su comodidad, especialmente si es un atril de materiales pesados.

Si prefieres la ligereza y versatilidad, muchos atriles metálicos pueden plegarse para llevarlos de un lado a otro sin problema y estos pueden ser ideales para ti. Este tipo de atril, además de ser práctico, también suele ser económico. Estos modelos destacan, la mayoría del tiempo, por tener pequeñas barras metálicas en la parte frontal para asegurar tus partituras, evitando que se muevan o caigan en medio de una canción.

 

Materiales y diseños

Al verificar cualquier guía para comprar el mejor atril, notarás que los materiales con los que son fabricados son muy variados y que esto muchas veces influye en el coste, por lo tanto, revisa siempre cuánto cuesta. Es difícil elegir un material sobre otro solo por su calidad, pues la madera, el metal y el metacrilato, que son los materiales comúnmente utilizados, son elementos resistentes que soportarán el uso constante al practicar.

El metal es el material más común, mientras que los otros dos resaltan por tener precios más elevados, aunque son bien merecidos, pues estos aguantan mayor peso. Por eso, la mayoría de los atriles de lectura son hechos de madera, para poder soportar libros pesados. Un atril de libros puede funcionar para sostener partituras musicales, pero no todos los atriles musicales funcionan para sostener objetos tan pesados como un libro.

Los diseños entre los atriles son bastante variados, algunos tienen soportes completamente lisos, mientras que otros tienen pequeños agujeros y rayas. Algunos no tienen soporte trasero completo, sino solo barras metálicas en los bordes. Estos últimos sirven para partituras que se encuentren en cuadernos, carpetas, etc, pues, si se trata de una simple hoja de papel, es posible que no se mantenga en su sitio o se doble un poco al adaptarse al espacio libre.

Los atriles de metacrilato y los de madera, por lo general, conservan sus colores originales. Sin embargo, los atriles metálicos tienden a ser pintados con negro y, en ciertos modelos, con color blanco.

Dimensiones y comodidad

Las dimensiones van desde los 50 cm hasta 1 m de altura, la mayoría del tiempo, sin embargo, existen ciertas excepciones con los atriles infantiles que, para poder adaptarse al tamaño de los más pequeños, suelen tener dimensiones menores y medir 35 o 40 cm.

Aunque puedes elegir un atril con una altura máxima única, una recomendación que deberías tomar en cuenta es comprar atriles que sean ajustables, pues, de esa manera, será posible adaptar el atril al tamaño de cualquier persona que desee tocar el instrumento, o, si es solo para ti, podrás hacer ajustes en caso de que quieras tocar mientras te encuentras sentado o de pie.

Para mayor comodidad, también es recomendable comprar atriles plegables para almacenarlos cuando quieras y movilizarlos con facilidad. Además, muchos de estos vienen con fundas y estuches que harán el proceso más fácil y rápido.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo hacer un atril de madera?

Hacer un atril es bastante sencillo, pues solo necesitarás clavos, pegamento fuerte, madera y una sierra o serrucho. El más fácil de hacer es el atril para mesa.

En una tabla grande, dibuja el contorno de la bandeja del atril y procede a cortar exactamente lo que dibujaste, pues, para darles soporte a las partituras, es recomendable que la bandeja sea lisa. Recuerda que debe tener suficiente espacio para un cuaderno abierto.

Mide la parte horizontal de la bandeja y, dejando 1 cm libre en cada extremo, anota la medida entre ambos puntos. Utilizando más madera o, si lo deseas, plástico resistente, haz una pequeña bandeja que permita que el papel que coloques en la bandeja principal no se caiga, sino que repose sobre la segunda bandeja pequeña. Intenta cortarla lo más delgada posible para evitar que sea tan pesada. Adhiere eso a la tabla más grande, respetando las medidas previamente marcadas.

Con más madera, haz una última barra, esta un poco más delgada que la principal, pero más gruesa que la bandeja pequeña. Recomendable que sea de 10 a 13 centímetros mínimo de longitud, pues este será el soporte.

Ve inclinando la bandeja principal hasta que tenga el ángulo que desees para tocar con comodidad y, cuando lo hayas obtenido, mantenla en esa posición, mientras que, con la otra mano, llevas la barra de soporte a la parte trasera y la acomodas hasta que sirva como base para soportar la inclinación. Marca este punto. Después de marcarlo, solo pega la barra y espera que se seque. En algunas horas tendrás tu atril.

 

Q2: ¿Dónde colocar atril para guitarra?

En cualquier lugar que desees. Para ocupar menos espacio, se recomienda hacer uso de las esquinas.

 

Q3: ¿Cómo fijar un atril con brazo articulado?

Como los atriles de brazo articulado tienen su soporte, no es necesario fijarlos, solo encontrar una superficie ideal para ellos. Algunos, de pared, requieren de una pequeña instalación con tornillos, pero esto es sumamente sencillo.

 

Q4: ¿Qué es mejor, atril con ruedas o atril con pie?

A pesar de que muchas personas adquieren los atriles con pie por ser más baratos que los de ruedas, es más recomendable elegir la última opción.

Si el atril con ruedas puede bloquearse para mantenerse de forma estática sin riesgos a que se mueva, entonces claramente es la opción superior, pues puede hacer el trabajo que haría un atril con pie, mientras que, al desbloquear las ruedas, puede ser movilizado sin necesidad de levantarlo del suelo.

 

Q5: ¿Puedo usar un atril para libros con partituras?

Sí, un atril para libros tiene el soporte necesario para sostener partituras, sin embargo, no todos los atriles de partituras tienen el soporte para sostener libros grandes.

 

Q6: ¿Cómo pintar un atril de madera?

Cualquier pintura apta para madera será adecuada para tu atril. Lo único que se recomienda es lijar y limpiar la madera antes de pintarla, para evitar que la pintura quede en mal estado. Para el resto, solo es cuestión de que agarres el pincel y pintes la primera capa. Después espera que se seque y procede con una segunda capa de pintura.

Si deseas algo más natural, muchas personas se deciden por abrillantador solamente, para hacer que la madera reluzca.

 

Q7: ¿Cómo se sujeta un atril con brazo para flauta travesera?

Los atriles de marcha o con brazo te permiten moverte viendo la partitura. Estos atriles tienen unos pequeños anillos metálicos o de otros materiales que se cierran en el extremo de tu flauta travesera y, en el otro extremo del atril, después del largo brazo, se encuentra el soporte para partituras.

De esa manera, tendrás la partitura frente a tus ojos y,mientras tengas la flauta firme, esta también se mantendrá así. Sin embargo, si te parece más cómodo, hay otros modelos de atriles que tienen anillos de tela o goma para colocarlos directamente en tu antebrazo, dejando la flauta libre y las partituras cerca de ti.

 

Q8: ¿Cómo colocar atril con micrófono?

Como colocarías cualquier atril de partituras. Sácalo de su funda, une la parte superior con el cuerpo y este último con las patas.

Regula la altura ajustando el atril con los conectores y, al finalizar, coloca el micrófono en el soporte superior. Asegúrate de que encaje bien y que el cable no se enrede en el cuerpo del atril.

 

 

 

Cómo utilizar un atril

 

Usualmente, cuando realmente notas que un atril está ahí es cuando te lo encuentras en el medio de un escenario ya armado y listo para usarse, pues, la mayoría del tiempo, las personas se enfocan más en los instrumentos y la música que se toca. Sin embargo, al ver un atril desarmado, es posible que no sepas qué hacer con él y, si ese es el caso, aquí podrás aprender cómo utilizar un atril para poder tocar como los profesionales sin ningún tipo de dificultad. Es sencillo, rápido y puede marcar la diferencia en tu rendimiento.

 

 

Lee el manual de instrucciones

Todos y cada uno de los atriles deben tener un manual de instrucciones consigo, pues, entre tantas marcas y modelos, los procesos de instalación pueden ser distintos para cada uno de ellos. Los más comunes son los plegables y estos, usualmente, se dividen en 3 partes: la bandeja, el cuerpo y las patas.

Para armarlos, solo necesitas unir las tres cosas con los conectores incluidos hasta que todo esté estable. Este proceso suele ser fácil y rápido.

Sin embargo, otros atriles más robustos, de materiales como la madera o los de barras metálicas amplias, necesitan instalaciones más complejas en las que requerirás de algunas herramientas, en ciertas ocasiones.

 

Limpia la bandeja

Con un pañuelo seco, limpia la bandeja del polvo para evitar que lo que coloques allí se ensucie también. Si usas un pañuelo húmedo, solo en los atriles metálicos o de metacrilato, asegúrate de secar la superficie muy bien antes de colocar las partituras, pues, si el papel se moja, probablemente se deteriore y, en el peor de los casos, hasta la tinta puede correrse.

 

Ajústalo como te sientas cómodo

El cuerpo, usualmente, tiene conectores que permiten que la altura se regule hasta el punto en el que tú lo requieras. Esto hace posible que el atril se adapte a ti y no necesites hacer

esto tú. Cuando llegues a la altura que desees, asegúralo.

Además de esto, también es posible con muchos modelos mover la bandeja hasta que tenga un ángulo en el que te sientas cómodo mirando.

 

Coloca las partituras

Si ya está listo, coloca tus partituras con cuidado y, si es el caso de tu atril, utiliza las pestañas de sujeción para mantener todo en su lugar.

 

 

Aléjate del atril

Mantén, en todo momento, una distancia de al menos 30 centímetros del atril. Recuerda que los movimientos de tu cuerpo e incluso tu emoción pueden hacer que te acerques mucho y termines moviendo o tumbando el atril.

Aléjate lo suficiente para seguir viendo e intenta mantener una compostura serena para evitar que se caigan estos ligeros atriles.

 

Pliégalo o desmóntalo

Al terminar de utilizar el atril, deberás guardarlo y, para eso, tienes dos opciones. Algunos atriles permiten ser plegados completamente, mientras que otros solo permiten desmontar la bandeja y la parte inferior.

Retira las piezas con cuidado y, si puedes plegarlo, entonces hazlo para ahorrar espacio. Después de eso, no olvides guardarlo en su funda.

 

 

 

Última actualización: 19.08.19

 

Metrónomo – Opiniones, Análisis y Guía de Compra en 2019

 

La música es para algunos el resultado de establecer un delicado equilibrio entre sonido y tiempo; de manera que controlar los compases cuando tratamos de ejecutar una melodía es fundamental. Por otro lado, conocer los intervalos entre cada nota, permite que sin importar quien haya compuesto la melodía, otros logren interpretarla de manera fiel. Para esto, se han diseñados los metrónomos y dos opciones recomendables podrían ser el Korg MA-1BKRD, que tiene 8 tipos de ritmos cargados, con los que puedes practicar distintos estilos musicales. Pero si buscas uno mecánico clásico, el Creatov 10803243 es un elegante metrónomo piramidal con campana, que puede llegar hasta 208 pulsaciones por minuto.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo mejor de los mejores

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

Opiniones sobre los mejores metrónomos del mercado

 

Si estás en la búsqueda de un aparato para medir pautas de tiempo por cualquier razón, entonces encontrarás muy diversas opciones en el mercado, a continuación te presentamos algunas que se han destacado por contar con diversas cualidades y que los usuarios han valorado positivamente.

 

Metrónomo digital

 

Korg MA-1BKRD

 

Si buscas un modelo versátil de metrónomo digital, el Korg MA-1BKRD es un aparato que además incluye tonos de referencia cromáticos, por lo que también es auxiliar como afinador.

En cuanto a sus configuraciones, destaca la función tap, con la que será sencillo encontrar el tempo de una melodía, tan solo con identificar las pautas base de su ritmo y marcarlas en el dispositivo pulsando los botones, él se encargará de calcular esta variable tan importante. También incluye de 1 a 9 tiempos y más de 8 ritmos precargados en su memoria, que te ayudarán a practicar diferentes estilos musicales. Además, es posible configurar secuencias de compases binarios, ternarios, etc. Con ilustración visual de las pausas para mayor comodidad, por lo que podría ser el mejor metrónomo.

Por otro lado, es compacto por su tamaño de 8,4 x 13,2 x 3 cm, característica que permite llevarlo a donde lo necesites.

A continuación pondremos de manifiesto lo más relevante de este modelo, para que lo conozcas mejor.

 

Pros

Ritmos: Por incluir en su memoria más de 8 tipos de ritmos cargados, podría ser útil para diversos estilos musicales.

Compacto: Su tamaño de 8,4 x 13,2 x 3 cm, permite que se logre almacenar con facilidad entre tus accesorios.

Autonomía: La duración de su pila, se estima en aproximadamente 290 horas, por lo que no tendrás que reemplazarla con demasiada frecuencia.

Afinación: Gracias a que incluye tonos de referencia, también puede ser útil para afinar instrumentos.

Sencillo: Su utilización es muy simple, por lo que no te tomará demasiado tiempo comprenderla.

 

Contras

Volumen: Algún usuario ha mencionado que el volumen podría ser mayor, para escucharlo mejor con algunos instrumentos.

Comprar en Amazon - Precio (€16,34)

 

 

 

Seiko DM51SE

 

Otro útil metrónomo digital muy sencillo de utilizar, debido a sus 4 botones de configuración, es este que nos ofrece la marca Seiko, se trata de un dispositivo de apenas 68 g y un tamaño de 10,4 x 6,4 x 1,9 cm. Cualidades que permiten que lo tengamos a mano con facilidad junto a nuestro instrumento, por lo que quizá merezca estar entre los mejores metrónomos del 2019. Además, tiene un diseño moderno muy elegante, con la comodidad que agrega su práctico clip, que se puede sujetar a la ropa, la partitura o cualquier otro sitio.

En lo que se refiere a sus configuraciones, cabe destacar que incluye una luz led para marcar el tempo, que puede ir desde 30 hasta 250 pulsaciones por minuto, pero también incluye otras señales visuales, que se perciben claramente en su pantalla LCD de alto contraste, mientras que su sonido marca el ritmo.

Antes de considerar este modelo como el mejor metrónomo del momento, te invitamos a revisar sus pros y contras.

 

Pros

Tamaño: Por medir tan solo 10,4 x 6,4 x 1,9 cm, es un dispositivo compacto, fácil de transportar.

Intuitivo: Sus 4 botones de configuración hacen muy sencilla la utilización de este modelo.

Tempo: Gracias a su rango de pulsaciones que va de 30 a 250 pulsaciones por minuto, es posible practicar melodías tanto lentas como rápidas.

Visual: Debido a sus complementos visuales en pantalla y su luz LED, puede seguirse el ritmo aún cuando no se escuche su sonido.

 

Contras

Ritmos: Este modelo no incluye ritmos precargados.

Comprar en Amazon - Precio (€16,4)

 

 

 

Metrónomo flamenco

 

Creatov 10803243

 

Con las ventajas que implica ser un metrónomo mecánico, este dispositivo te será útil durante muchos años con tan solo darle cuerda con cierta frecuencia. Mientras que por otro lado, su sonido es fácilmente perceptible, por lo que puede ser útil tanto para instrumentos que tienen un sonido suave, como con aquellos que alcanzan mayor cantidad de decibelios cuando se tocan.

Su configuración permite elegir entre un rango de 40 a 208 pulsaciones por minuto, pero además, incluye opciones de configuración de ritmos gracias a su campana, que podrás configurar para que suene cada 0, 2, 4, y 6 pautas. Por lo que bien puede ser útil para varios tipos de ritmo, incluidos los que se interpretan con guitarra española, por lo que se podría considerar como un metrónomo flamenco.

Por otro lado, no deja de llamar la atención su elegante diseño piramidal y su combinación de pesa y graduaciones en color dorado.

Veamos un resumen de lo más destacado de este metrónomo, para que determines si se trata del que mejor cubre tus expectativas.

 

Pros

Sencillez: Por tratarse de un metrónomo mecánico su utilización es muy simple, por lo que en poco tiempo comprenderás la manera de aprovechar sus cualidades.

Pilas: Debido a su funcionamiento a través de péndulo y cuerda, no es necesario utilizar pilas, evitando agregar costes adicionales a su utilización.

Versátil: Se puede considerar como un metrónomo útil para diversos tipos de proyectos y estilos musicales, que implican llevar un conteo preciso del tiempo.

Apariencia: Gracias a su estilo clásico y elegante apariencia con color negro, puede ser un objeto decorativo en tu sala de prácticas.

 

Contras

Portabilidad: Su peso de alrededor de medio kilo y su tamaño no permite que sea utilizado como un dispositivo portátil.

Comprar en Amazon - Precio (€21,76)

 

 

 

Rayzm 3 en 1

 

Si buscas un metrónomo flamenco, este modelo diseñado por la marca Rayzm bien podría ser una buena alternativa, puesto que es un dispositivo que proporciona una precisión de ± 1 céntimo. Pero por otra parte, incluye 10 tipos de compases y 8 patrones de ritmo en su diseño con un coste asequible, que podría colocarlo como el mejor metrónomo de relación calidad precio en nuestro listado.

También, hay que agregar que debido a su función tap tempo, es muy fácil encontrar esta cualidad de una melodía, puesto que solo deberás pulsar su botón para encontrar los pulsos por minuto que se necesitan para interpretarla.

Por otro lado, también tiene función de afinador, con una configuración de 430-450HZ, lo que te permitirá adaptar tu instrumento al tipo de melodía, pero si deseas entrenar tu oído, también genera tonos cromáticos, por lo que se adapta a diferentes tipos de instrumentos como guitarra, violín, ukulele, etc.

Este metrónomo es de los más baratos en nuestra selección, tomemos un momento para analizar sus ventajas y desventajas.

 

Pros

Funciones: Debido a que se trata de un dispositivo que es útil como metrónomo, pero también como afinador y sintonizador, se considera versátil.

Micrófono: Por incluir este complemento, es posible afinar el instrumento aunque el dispositivo esté físicamente a cierta distancia, lo que aporta comodidad.

Compacto: Su tamaño y peso lo hacen un modelo portable, para llevar entre tus accesorios básicos junto a tu instrumento.

Ritmos: Gracias a sus 8 patrones de ritmo, puede adaptarse a varios estilos musicales, lo que le da versatilidad.

 

Contras

Instrumentos de viento: Algunos usuarios consideran que como afinador solo funciona debidamente usando la pinza, lo que es una desventaja al utilizar con instrumentos de viento.

Comprar en Amazon - Precio (€10,99)

 

 

 

Metrónomo 60

 

GailMontan JM-60

 

Si buscas un metrónomo 60 que te permita darle a cada nota negra el valor clásico de 1 segundo, el modelo GailMontan JM-60 te será de utilidad, puesto que permite esta configuración sin ningún problema, junto con un tempo que se puede configurar de 30 a 250 por minuto.

Por otro lado, destaca su práctica pantalla de gran tamaño, en la que se pueden observar varios datos importantes respecto a la configuración elegida, que serán una buena ayuda visual durante las prácticas. Además, incluye también luces LED que se encienden para seguir el ritmo, y se califica positivamente debido a su volumen configurable alto y claro, que permite que se escuche con comodidad. Mientras que por otra parte, incluye 9 parámetros almacenados previamente, que puedes elegir por medio de sus botones con rapidez. Adicionalmente puedes utilizar el dispositivo como afinador debido a su generador de tonos y su batería se carga fácilmente a través de puerto USB.

Ahora te invitamos a revisar un resumen de las cualidades de este modelo y si hay algo por mejorar.

 

Pros

Tempo: Puesto que permite elegir un rango entre 30-250 pulsos por minuto, se adapta con facilidad a las necesidades de los músicos.

Compacto: Su tamaño mini de 4 x 5 x 1 cm lo convierte en uno de los más pequeños del mercado.

Pantalla: En la pantalla del dispositivo se pueden observar varias guías útiles durante su utilización para seguir el ritmo.

Recargable: Gracias a que incluye una batería recargable a través de puerto USB, no tienes que buscar reemplazos de este complemento para su utilización.

 

Contras

Idioma: Este modelo no incluye manual de instrucciones en español, lo que puede ser un inconveniente.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Seiko SQ-60

 

Otro interesante modelo de metrónomo 60 es este, que se caracteriza entre otras cosas por incluir guías visuales muy útiles y fáciles de identificar debido a su brillo, que se pueden configurar para seguir el ritmo que necesites. También incluye función de campana, que te permitirá configurar ritmos complejos, por lo que si te preguntas cuál es el mejor metrónomo, bien podría ser un candidato para esta calificación.

Su utilización es muy sencilla, y se lleva a cabo a través de su gran botón giratorio central, que incluye una marca que deberás colocar en el tempo que se necesita, que va desde 40 hasta 208 pulsos por minuto. Otra característica que puede ser útil es que incluye formato italiano para las partituras que mencionan la velocidad en base a esta nomenclatura.

En lo referente a comodidad, incluye un soporte en la parte trasera, que le permite colocarse de forma vertical sobre una superficie plana, para quedar fácilmente visible durante las prácticas.

Para que tengas más elementos para saber qué metrónomo comprar, no dejes de revisar el listado de los rasgos más notables de este modelo.

 

Pros

Versatilidad: Por incluir función de campana y metrónomo, es un dispositivo versátil para adaptarse con facilidad a las necesidades del intérprete.

Afinador: Su generador de tono A4 y B bemol 4, puede ser útil para afinar algunos instrumentos.

Tamaño: Al contar con un tamaño de 10 x 6,2 x 3 cm, es un aparato fácil de incluir en el estuche de tu instrumento.

Practicidad: Puesto que incluye un soporte, el metrónomo puede quedar en una posición cómoda de observar mientras se practica.

 

Contras

Coste: Probablemente sea posible encontrar en el mercado opciones más asequibles, pero los buenos acabados y funciones del modelo pueden compensarlo.

Comprar en Amazon - Precio (€44,83)

 

 

 

Metrónomo para batería

 

Rayzm M-1

 

Si te encuentras aprendiendo a tocar la batería y buscas mejorar tu habilidad para dar golpes precisos, un metrónomo para batería podría ser lo indicado. En este sentido, el modelo Rayzm M-1 puede ser una buena alternativa, puesto que su sonido y movimiento son fáciles de percibir, para que no pierdas el ritmo.

Configurar este modelo es muy sencillo, puesto que basta con colocar la pesa en el punto correspondiente al tempo que se desea, y su rango te permite elegir entre 40 a 208 bpm, lo que te dará opción a practicar tanto de forma lenta como rápida y puedes configurar ritmos de 0, 2, 3, 4 y 6 en su campana, que podrían ser suficientes.

Además, debido a que se trata de un metrónomo mecánico, no tienes que preocuparte porque se agoten las baterías, puesto que será suficiente con dar cuerda cada cierto tiempo.

Rayzm puede ser considerada por varios músicos como la mejor marca de metrónomos, debido a su calidad y precisión, veamos si las características de su modelo cubren tus expectativas.

 

Pros

Campana: Por incluir esta función, puedes configurar ritmos diversos, lo que complementa su utilización y lo hace versátil.

Apariencia: Su estilo elegante y clásico lo hacen lucir bien.

Sencillo: Su utilización es muy simple, algo que evita que tengas que estudiar demasiado su manual para poder explorar sus ventajas.

Durabilidad: Su mecanismo fabricado con estándares de buena calidad, permite que sea un aparato útil durante muchos años.

 

Contras

Peso: Este modelo en particular pesa 650 g, por lo que no se considera como un modelo portable.

Comprar en Amazon - Precio (€19,99)

 

 

 

JHT ENO EM-11A

 

Si lo que estás buscando es un metrónomo compacto, que puedas utilizar con comodidad a través de auriculares, este modelo puede ser justo lo que necesitas, puesto que su tamaño es de tan solo 7 x 4 x 3,5 cm, con un peso de 31,8 g, que apenas será perceptible, por lo que podrías incluso colocarlo en tu bolsillo o en el cinturón a través de su clip sin mayor problema.

También incluye un selector de volumen, para que escojas el nivel de sonido que es conveniente para ti y en cuanto a su funciones como metrónomo, destacan como principales su botón de tap, el que te ayudará de manera sencilla a encontrar el tempo de la melodía que deseas practicar. Mientras que por otra parte, te permitirá incrementar o decrementar la velocidad del tempo con sus botones y agregar complementos como indicador de beat, por eso puede ser un buen metrónomo para batería, sin dejar de ser de los más baratos.

Ahora analicemos las cualidades que mejor definen a este modelo en el siguiente resumen de pros y contras.

 

Pros

Portable: Por sus dimensiones y peso, es un modelo fácil de transportar.

Fácil de utilizar: Su utilización sencilla permitirá que lo utilices en cuanto lo recibas.

Auriculares: Gracias a que es posible utilizar ese modelo por medio de auriculares, no necesitas observar el aparato si no lo deseas, lo que lo hace cómodo.

Clip: Debido a su práctico clip, puedes colocarlo en tu cinturón o tu ropa mientras practicas.

 

Contras

Pequeño: Puede ser que su tamaño reste visibilidad al modelo cuando toques la batería, pero su toma de auriculares compensa este pequeño inconveniente.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Cómo elegir los mejores metrónomos

 

Saber elegir el metrónomo indicado de acuerdo a las necesidades que tienes, evitará que inviertas demasiado dinero en un complemento que no cubre tus expectativas. Por eso, hemos creado esta guía para comprar el mejor metrónomo, donde te damos algunas pautas que podrías seguir para identificar buenas opciones.

Guía de compra

 

Tipos

Han pasado ya alrededor de 200 años desde que se diseñaron los primeros metrónomos, por lo que imaginarás que hay notables variaciones a este aparato, que nos ayuda a tener una mejor percepción del tiempo cuando se trata de estudiar música. De manera que podría ser la mejor opción comenzar por elegir qué tipo de metrónomo nos parece mejor, tomando como punto de partida dos grandes clasificaciones que podemos hacer de ellos. Los metrónomos mecánicos y los digitales. A continuación te hablamos más sobre cada uno de ellos y lo que podrías esperar de su utilización.

 

Metrónomos mecánicos

Comenzaremos por mencionar que en general si te preocupa cuánto cuesta un metrónomo, o deseas invertir una cantidad relativamente pequeña de dinero, podemos decir que un metrónomo mecánico en comparación a uno digital suele tener un coste más asequible.

Además, estos metrónomos tienen la ventaja de que no necesitan pilas o baterías recargables, ya que su mecanismo se basa en un péndulo y sólo necesitas darle cuerda cada cierto tiempo. Así, no tienes que invertir más dinero por mantenerlo funcionando. Sin embargo, existe el riesgo de que la cuerda se agote cuando te encuentras a la mitad de una práctica, aunque no será algo frecuente.

Por otro lado, los dispositivos que pertenecen a esta clasificación podrían considerarse limitados en funciones en comparación con los digitales y tienen un peso de alrededor de medio kilo, por lo que no se trata de opciones que podríamos calificar como portátiles. Sin embargo, su precisión es notable, son muy fáciles de utilizar y su tamaño hace que sea sencillo seguir el ritmo con tan solo observarlos.

 

Metrónomos digitales

Por su parte los digitales, los hay de muy diversos costes, siendo posible encontrar algunos de menos de 10 euros, por lo que probablemente entre ellos logres identificar uno económico. Por otro lado, suelen ser muy compactos y ligeros, una ventaja que agrada mucho a quienes no siempre practican en un mismo sitio y buscan una solución de tipo portátil, para poderla llevar con ellos en el estuche de su instrumento.

 

Tempo

Una de las características básicas en las que debes fijarte al elegir un metrónomo, es en el rango de tempo que se puede configurar en él. La mayoría ofrece una escala que va de 40 a 200 pulsos por minuto. De esta manera tendrás la posibilidad de seguir ritmos lentos, pero también otros muy rápidos. Al mismo tiempo, puede ser de gran ayuda que clasifique estos pulsos en nomenclaturas clásicas como la italiana, que en lugar de decirnos una cantidad de beats por minuto, menciona palabras como vivace, allegro, etc.

 

Ritmos

Como sabemos, las melodías musicales pueden tener muy diversas métricas, siendo posible que estén diseñadas en compases binarios, ternarios, o incluso algunas combinaciones. Seguir el ritmo de estas melodías supone una gran habilidad y por lo tanto varias horas de práctica. Por ejemplo, en la música tradicional flamenca, nos podemos encontrar este tipo de pausas y aunque podrían practicarse con cualquier metrónomo, ya existen dispositivos que emulan estos estilos, proporcionando una ayuda interesante.

 

Utilización

Otro rasgo que a muchos estudiantes les interesa adquirir un metrónomo que no sea complicado de comprender. En este aspecto, te recomendamos que leas las funciones que incluye y la manera en la puedes acceder a ellas. Algunos tienen en su diseño botones frontales, que al pulsar te permiten realizar configuraciones o bien, incluyen otras maneras de elegir las opciones.

Diseño

Aunque probablemente la precisión de un metrónomo sea su mayor cualidad, lo cierto es que nos agrada tener a mano un aparato que luce bien. En este aspecto, te invitamos a que analices cuáles podrían ser tus expectativas. Si buscas un aparato que sea posible llevar contigo, entonces considerar sus dimensiones serán un punto importante en tu decisión. Seguramente encontrarás entre los modelos disponibles uno que puedes agregar a tu comparativa de metrónomos, porque cuenta con el estilo que necesitas para complementar tu sala de música, o tiene un diseño moderno y pequeño.

Pero en todo caso, considera que se debe tratar de un aparato, que a través de sus características físicas como LED´s, sonidos, movimiento, etc. Debe guiarte de manera clara para no perder el ritmo.

 

Complementos

Al hablar de complementos en un metrónomo, podemos referirnos a características adicionales que se les han agregado a las funciones principales y que podrían ayudar a realizar otras acciones útiles para tus estudios de música. Por ejemplo, en un metrónomo digital, con frecuencia nos encontramos algunas funciones como generadores de tonos, con los que es posible afinar un instrumento y sólo requiere un poco de práctica el conseguirlo.

O también incluyen la posibilidad de utilizarse a través de auriculares, lo que es muy cómodo cuando interpretas música con un instrumento que es capaz de generar una considerable cantidad de decibelios, como puede ser una batería.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Quién inventó el metrónomo?

Igual que ha llegado a suceder con otros artefactos elaborados a lo largo de la historia, los orígenes del metrónomo apuntan a dos personas. Fue creado originalmente por Dietrich Nikolaus Winkel, un pensador que vio la necesidad de medir intervalos de tiempo y que consiguió con éxito esto a través de varias ideas. Sin embargo, Winkel no realizó el proceso de registro de su creación. Esta es la razón por la que encontramos también el nombre de Johann Mäzel, otro mecánico Alemán asociado con este peculiar aparato, quien tomó las ideas originales de Winkel para crear su versión de metrónomo.

 

Q2: ¿Para qué sirve un metrónomo que habla?

Aunque la función primordial de este tipo de metrónomos es la misma que en uno mecánico, es decir, marca el compás que el intérprete debe respetar, un metrónomo que habla, agrega una interfaz probablemente más amigable. Esto se debe a que marca los compases y las notas que quedan dentro de este compás. Es decir, si se trata de un compás de cuatro tiempos, te acompañará mencionando si se trata del primer tiempo, segundo tiempo, etc. Así es más difícil perder la métrica en la melodía al interpretarla.

 

Q3: ¿Cuáles son las partes de un metrónomo?

Un metrónomo mecánico consta de una caja, que puede estar fabricada de diversos materiales. Entre los más comunes encontramos la madera y el plástico. También tiene una varilla que oscila de un lado a otro. En esta varilla encontramos generalmente una pesa, que se puede recorrer a lo largo de la varilla y ayuda para configurar el tiempo que tardará esta pieza en desplazarse, por lo tanto interferirá en la velocidad del movimiento pendular.

Otras partes son la escala, que te permite ajustar las pulsaciones y proporciona información con respecto al lugar en donde debes colocar la pesa, para que oscile la varilla con el ritmo que esperas.

 

Q4: ¿Qué es mejor, un metrónomo con o sin campana?

Esto dependerá de la utilización que le des a tu metrónomo. Algunas personas prescinden de este contador y no lo consideran importante. Pero podríamos decir que si eliges uno con campana, tendrás un elemento más que explotar en tus ejercicios musicales, conociendo cuántos beats han transcurrido dentro del compás, lo que te puede ayudar a tener una percepción más clara del tiempo y su distribución. Esto podría hacer más sencillo estudiar melodías con una métrica que se marca cada 2, 3, 4 beats. Como podría ser un vals, que es generalmente ternario o una melodía pop, que suelen estar basada en una métrica binaria.

 

Q5: ¿Es práctico utilizar un metrónomo y afinador?

La versatilidad en las herramientas musicales es probablemente siempre una ventaja. Esto se debe a que nos permite tener en un solo dispositivo más de una función que necesitamos para el día a día cuando nos dedicamos a la música. De manera que a nuestro punto de vista, sí podría ser práctico. Sin embargo, dependerá de varios aspectos como las dimensiones, la forma de sujetarse y su facilidad de utilización que determines si es práctico o no un determinado modelo.

 

Q6: ¿Qué debería tener un metrónomo para flamenco?

El flamenco al igual que otros estilos tiene una métrica específica, esta suele combinar esquemas de métrica binaria y ternaria con una gran rapidez. Esto es un desafío en ocasiones para los estudiantes, que pueden perderse fácilmente en los pulsos del compás. Por eso es importante que un metrónomo para este estilo, cuente con una base de ritmos, que ayuden a seguir con claridad los pulsos.

 

Q7: ¿Dónde está el metrónomo en audacity?

Para grabar tu música en tiempo utilizando la aplicación de audacity, después de haber abierto el programa, puedes buscar en el menú principal la opción General, esta te proporcionará acceso a otro menú, en donde puedes elegir Click Track. A continuación se mostrará una ventana emergente, en la que encontrarás las especificaciones que puedes elegir para configurar el tiempo de tu melodía, como pueden ser los pulsos o beats por minuto, pulsos por compás, número de compases que conformarán la melodía total.

 

Q8: ¿Qué es mejor, un metrónomo mecánico o digital?

Aunque ambas opciones pueden ser eficientes, podrías considerar algunos aspectos para evaluar. Quienes normalmente estudian música en un cuarto específico, probablemente encuentren comodidad en un metrónomo mecánico. Sin embargo, para poder utilizarlo correctamente es necesario tener una superficie completamente horizontal. Esta es la ventaja que nos puede ofrecer uno de tipo digital, porque no se afecta debido a la posición y generalmente se trata de un dispositivo que por su diseño suele ser portable. De esta forma, puedes llevarlo a donde lo necesites.

 

 

 

Cómo utilizar un metrónomo

 

No es posible ser un buen músico y mucho menos lograr una habilidad profesional si no se desarrolla la habilidad del ritmo, y esto solo se consigue comprendiendo la relación entre sonido y tiempo. Para esto, el metrónomo es un instrumento muy útil, y si has adquirido uno podría ser de utilidad que conozcas más acerca de su utilización, para que saques el mayor provecho de tu compra.

 

 

Conoce tu metrónomo

El primer paso importante para utilizar tu modelo de metrónomo es familiarizarte con él. Dedica un tiempo a leer el manual del usuario para que estés al tanto de la información que su fabricante pone a tu disposición, para que lo utilices correctamente. También, podrías encontrar información valiosa con respecto a la manera en la que puedes cuidarlo.

 

Busca el lugar adecuado para colocarlo

Ya sea que tengas un metrónomo de tipo digital o mecánico, el primer punto para utilizarlo es colocarlo en un sitio cercano a ti. De esta manera podrás estar al tanto de la información que el dispositivo te proporciona. Es también conveniente que lo tengas a la vista, pues aunque este suele generar una indicación de tipo audible, con la que puedes guiarte, algunas personas encuentran más ilustrativo ver el movimiento del metrónomo, o algunas otras señales visibles para darse una mejor idea del ritmo.

 

Configura el metrónomo de acuerdo a lo que necesitas

Si eres un estudiante principiante, lo mejor será que busques tocar tu instrumento basado en ritmos lentos. Es preferible dominar la técnica de esta forma, para que con el paso del tiempo y la adquisición de seguridad, seas más capaz de interpretar los mismos movimientos o notas a una velocidad rápida sin errores.

Ahora bien, si tienes una partitura y deseas comenzar a analizarla, es probable que te encuentres al inicio de ella información referente al tiempo con el que debe tocarse. Puedes encontrar palabras como presto, allegro, andante, adagio etc, esto equivale a cuántas pulsaciones por minuto se realizarán en un tiempo determinado. Por ejemplo, una partitura en tiempo adagio, tendrá entre 52 y 54 pulsaciones por minuto, mientras que un ritmo vivace, tendrá entre 121 y 140 aproximadamente, es decir que se ejecuta con mayor rapidez cada nota.

Para ajustar el tiempo, en un metrónomo mecánico, deberás colocar la balanza más abajo o arriba dependiendo de la rapidez, mientras que en uno digital, será suficiente con pulsar algún botón de + o – para incrementar o decrementar la velocidad.

 

 

Elige el compás

Para configurar completamente el metrónomo, también es necesario elegir un tipo de compás, que está relacionado con las pulsaciones que se realizan en un periodo de tiempo en la melodía. Lo verás indicado como 2/4, 6/8, 3/4, 9/8 o 4/4, aunque hay versiones de metrónomos que te permiten más configuraciones a este respecto.

 

Configuraciones especiales

En el caso de que tengas que practicar melodías con combinaciones muy específicas de ritmos, y que tu metrónomo tenga una base de precargada para estos casos, conviene que conozcas la manera de seleccionarla.