7 beneficios de asistir a conciertos en vivo

Última actualización: 12.06.24

 

“La música es la medicina del alma” afirman algunos. Esta frase tiene mucha razón y se podrían recibir más beneficios de los imaginados cuando se disfruta en vivo. El hecho de disfrutar la experiencia de asistir a un concierto tiene diversos efectos positivos en la salud, los cuales vale la pena destacar. 

 

Los seres humanos estamos profundamente vinculados a la música, tanto que nos ha acompañado desde tiempos inmemoriales formando parte de nuestra historia. Según muestran diversos estudios, la música es capaz de activar diversas regiones de nuestro cerebro y disfrutarla en vivo supone aún más beneficios para la salud de los que podríamos imaginar. Sin más preámbulo, vayamos a descubrir cuáles son. Quizá te animes a reservar las entradas por adelantado para acudir a ese concierto que tienes en mente desde hace varios días. 

 

Permite sentirse parte de la comunidad 

El sentido de pertenencia es uno de los mayores móviles del ser humano, algo que proviene de nuestra naturaleza social. 

En este marco, la música se convierte en el adhesivo perfecto para permitir que miles de desconocidos se unan, siendo parte de una misma experiencia. De esta forma, aunque cada individuo vive una experiencia única e irrepetible al vivir un mismo concierto, todos tienen ese sentimiento común que les lleva a apoyar la música o al intérprete al que están observando en ese momento. 

Siendo así, resulta mucho más sencillo sonreírle a un desconocido, porque existe un sentido de conexión, lo cual es beneficioso para la vida. Esta sensación ayuda a mejorar la autoestima y a generar un sentimiento de plenitud. Además, en un concierto se derrumban muchas barreras que suelen levantarse en otras circunstancias, tales como la edad, el género o la orientación sexual. 

 

Reduce el estrés 

Estar en un entorno en el que todos disfrutan, sonríen, bailan y se divierten es contagioso. En estas circunstancias nuestro cuerpo libera una menor cantidad de

cortisol, la hormona que nos hace sentir irritados y angustiados ante las condiciones demandantes del día a día. 

Esto ha sido reafirmado por varios equipos de investigadores de renombre, entre ellos el del CPS Centre for Performance Science, en Reino Unido; el cual reveló que efectivamente existe un cambio endócrino notable en las personas que asisten a conciertos. Dicho equipo realizó un estudio a un grupo de 117 personas, en las cuales se observó un descenso en los niveles de cortisol. Además, se descubrió que esta reducción no tiene nada que ver con el hecho de contar con alguna habilidad musical, por lo que todos pueden experimentar el beneficio de reducir el estrés al asistir a un concierto. 

Además, mientras se disfruta de un concierto en vivo, resulta muy sencillo desconectarse de la vida cotidiana, dejando de pensar o preocuparse durante un par de horas por otra cosa que no sea disfrutar y vivir la experiencia. 

 

Mejora nuestra función cerebral 

Nuestro cerebro establece mayores conexiones entre neuronas al recibir estímulos de diversos tipos de forma simultánea. Cuando asistimos a disfrutar de música en vivo podemos tener una experiencia muy completa, que implica aromas, sonidos, movimiento, intercomunicación. Todo esto consigue desbloquear y activar más áreas de nuestro cerebro, por lo que es como una gimnasia cerebral completa. 

Estas circunstancias, además, promueven la neurogénesis, que es la acción de generar nuevas neuronas, lo que mejora la función cerebral y combate su deterioro, reduciendo la aparición de problemas como la pérdida de la memoria. Así que ya lo sabes, vivir con frecuencia la experiencia de un concierto puede ayudarte a conservar joven tu cerebro. 

Ayuda a combatir la depresión 

La música puede contribuir a que una persona logre sobrellevar mejor las situaciones que le hacen sentir que está sola. Puede poner palabras en su boca que

de otra forma no podría expresar, permitiendo que se sienta un poco más liberada, con la esperanza de que aún tiene muchas experiencias positivas por vivir. 

Además, la música puede ayudar a conectar recuerdos y procesarlos desde una nueva perspectiva, algo que suele hacerse con frecuencia en las sesiones de terapia psiquiátrica. 

 

Quema calorías 

Es casi imposible quedarse quieto cuando se asiste a un concierto en vivo. Por lo tanto, el hecho de moverse, bailar y cantar puede hacernos quemar muchas calorías. Incluso, si solo tenemos que permanecer de pie o sentados, es normal que el ritmo de nuestro corazón se acelere ante la emoción de disfrutar con la música de nuestro intérprete favorito, haciendo que el metabolismo se acelere y consuma más energía. 

 

Es una terapia efectiva contra el dolor 

No, no se trata de un dato erróneo. Asistir a un concierto y disfrutar de la música puede ser una experiencia tan gratificante que te ayudará a liberar endorfinas, las cuales son capaces de interceptar las señales de dolor antes de que lleguen a tu cerebro, por lo tanto, la sensación de dolor también disminuye. 

 

Promueve la salud y el bienestar 

Según estudios realizados por el profesor Patrick Fagan, de la Universidad de Goldsmith, el estar expuesto alrededor de 20 minutos a un concierto en vivo puede mejorar la sensación de bienestar en un 21%. De hecho, se apunta a que practicar yoga puede aumentar dicha sensación de bienestar solo en un 10%. 

Por si esto fuera poco, los estudios de Fagan también han revelado que los sentimientos de autoestima de los individuos que participaron en la prueba mejoraron en un 25% y la estimulación mental logró una mejora del 75%.

Como podemos notar, escuchar ese riff de guitarra eléctrica que tanto te gusta puede ser mucho más estimulante cuando se disfruta en vivo. Si te han dicho que con acudir a un concierto solo lograrás vaciar tu cartera, ahora tienes muchos argumentos para debatir tal idea, ya que está más que comprobado que también obtendrás otros beneficios que son importantes para contribuir con tu salud y con bienestar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS