Última actualización: 21.04.24

 

Cuando pensamos en un casino es muy probable que nos venga a la mente una escena en la que aparece una máquina tragamonedas o una mesa con cartas. Sin embargo, el ambiente de un casino es mucho más que eso, en particular la música juega un papel fundamental. 

 

Los elementos que definen a un casino no son solamente las máquinas tragamonedas y las ruletas, hay muchos otros aspectos importantes que hacen que la experiencia de jugar, ya sea en línea o en un salón físico, sea alucinante. De manera especial, la música juega un papel fundamental; y es tal su importancia que existen analistas que se dedican a evaluar si las composiciones musicales son o no aptas para formar parte del importante background de un casino. 

 

¿Por qué se utiliza música en los casinos? 

Quizá te preguntes ¿por qué no se elige un entorno más silencioso si los jugadores que apuestan necesitan concentrarse? 

Podría parecer contradictorio, pero lo cierto es que la música ayuda a que los jugadores se relajen. Alcanzar algún estado de relajación es fundamental mientras se está en un casino, dado que quienes están participando pueden sentirse verdaderamente estresados mientras esperan que aparezca la combinación ganadora o eligen su siguiente movimiento en la mesa de blackjack. 

En este sentido, la música actúa como una fuente de relajación; es por eso que los juegos como las ruletas casino777 pueden mantener enganchados a los jugadores durante horas, porque la música puede lograr que las personas se sientan más cómodas y con mejor ánimo para divertirse.

 

La música, un factor para el estado de ánimo 

Además de promover la relajación, la música puede desencadenar diversas reacciones en las personas. Se sabe que en tan solo unas milésimas de segundo, incluso al escuchar los primeros sonidos familiares de una trompeta o cualquier otro instrumento entonando una canción conocida, nuestro comportamiento puede cambiar. Los sonidos pueden provocar una respuesta emocional inmediata que nos lleve a reaccionar de diversas maneras ante los estímulos que tenemos enfrente. 

En el caso de los casinos, los desarrolladores y autores estudian e investigan seleccionando sonidos y canciones muy específicas, para añadirlas a las listas de reproducción que se escucharán. Con dichas melodías pueden incitar a los jugadores a seguir apostando y hacerlos sentir más entusiasmados. 

La elección de temas puede ser diferente dependiendo del tipo de juego, suele ser más animada cuando se trata de máquinas tragamonedas, ya que la atención del jugador se centra en unos cuantos segundos, mientras que en juegos de mesa es probable que el nivel de concentración tenga que ser mayor, por lo que la música suele ser ligeramente más suave. 

Sin embargo, debido a que cada individuo es diferente, pueden existir excepciones a las reglas, es probable que si la banda sonora del juego evoca recuerdos desagradables la persona cambie de sitio o al menos de juego. 

 

Interfiere en la toma de decisiones 

La forma en que los jugadores deciden acerca de los montos que van a apostar puede estar directamente relacionada con la música que escuchan. De hecho, se cree que mientras la música que suena de fondo tiene un tempo bajo los jugadores tienden a evaluar más sus decisiones y ser más calculadores. En caso contrario, cuando la música es más rápida suelen fijarse menos y relajar su tendencia de apuesta.

Entretenimiento 

Cuando se trata de casinos físicos las personas conviven con personas que son generalmente extrañas entre sí, sin embargo, la música es capaz de hacerlos interactuar con mayor comodidad. Incluso, es posible que se animen a bailar y aliviar la tensión del juego. 

A continuación, te invitamos a conocer 7 temas que se han convertido en los favoritos para quienes desean crear una lista de reproducción que hable acerca de casinos, la suerte y las apuestas. 

 

• Lady Gaga – Poker face 

Lanzada en el 2008, Poker face sigue siendo una de las canciones de apuesta favoritas, y es que todos queremos mantener la apariencia de calma mientras jugamos en la vida. La letra combina varias frases en las que hace insinuaciones y habla del tema de apostar. 

 

• Motörhead – Ace of Spades 

El nombre de la canción nos lo dice todo y nos invita a celebrar el placer de las apuestas. También reconoce que lo mejor es mostrar respeto ante el símbolo más importante de la baraja de cartas y aceptar la derrota. 

 

• Kenny Rogers – The gambler 

Saber cuándo retirarse al jugar es fundamental, esto nos lo recuerda Kenny en su tema. Con un estilo completamente country, de compases alegres y música suave, es un tema que no falta en un casino. 

 

• Elvis Presley – Viva las vegas

El inmortal Elvis nos ha dejado todo un legado en esta canción que aún resuena en los casinos y, por supuesto, en Las Vegas. 

 

• Sting – The Shape of my heart 

Se trata de un tema tranquilo, poético y muy melódico. No te equivoques, no habla sobre el amor, es una de las canciones de apuestas más famosas. Según dice el mismo Sting, habla sobre jugar cartas para obtener respuestas. 

 

• Amy Winehouse – Love is a losing game 

La canción describe a una mujer que está enamorada y decepcionada a la vez, ya que el hombre que amaba la rechazó, apostó y ganó. Se dice que está basada en la desafortunada relación que Amy sostuvo con Blake Fielder-Civil. 

 

• Frank Sinatra – Luck be a lady 

Esta canción ha sido favorita desde hace varias décadas. Cuenta con una melodía atemporal y con una letra sutil que habla acerca de apostar de una forma casi imperceptible. Ha sido tan famosa que los jugadores de casinos seguro la identificarán desde sus primeros acordes. 

Ahora ya lo sabes, la música juega un papel fundamental para lograr que los jugadores disfruten de una mejor experiencia al entrar en un lugar de apuestas. Junto a otros factores, como el alcohol y las luces, la música puede generar un efecto realmente hipnótico. Por ahora, no nos queda más que desearte ¡Suerte! 

 

Última actualización: 21.04.24

 

“La música es la medicina del alma” afirman algunos. Esta frase tiene mucha razón y se podrían recibir más beneficios de los imaginados cuando se disfruta en vivo. El hecho de disfrutar la experiencia de asistir a un concierto tiene diversos efectos positivos en la salud, los cuales vale la pena destacar. 

 

Los seres humanos estamos profundamente vinculados a la música, tanto que nos ha acompañado desde tiempos inmemoriales formando parte de nuestra historia. Según muestran diversos estudios, la música es capaz de activar diversas regiones de nuestro cerebro y disfrutarla en vivo supone aún más beneficios para la salud de los que podríamos imaginar. Sin más preámbulo, vayamos a descubrir cuáles son. Quizá te animes a reservar las entradas por adelantado para acudir a ese concierto que tienes en mente desde hace varios días. 

 

Permite sentirse parte de la comunidad 

El sentido de pertenencia es uno de los mayores móviles del ser humano, algo que proviene de nuestra naturaleza social. 

En este marco, la música se convierte en el adhesivo perfecto para permitir que miles de desconocidos se unan, siendo parte de una misma experiencia. De esta forma, aunque cada individuo vive una experiencia única e irrepetible al vivir un mismo concierto, todos tienen ese sentimiento común que les lleva a apoyar la música o al intérprete al que están observando en ese momento. 

Siendo así, resulta mucho más sencillo sonreírle a un desconocido, porque existe un sentido de conexión, lo cual es beneficioso para la vida. Esta sensación ayuda a mejorar la autoestima y a generar un sentimiento de plenitud. Además, en un concierto se derrumban muchas barreras que suelen levantarse en otras circunstancias, tales como la edad, el género o la orientación sexual. 

 

Reduce el estrés 

Estar en un entorno en el que todos disfrutan, sonríen, bailan y se divierten es contagioso. En estas circunstancias nuestro cuerpo libera una menor cantidad de

cortisol, la hormona que nos hace sentir irritados y angustiados ante las condiciones demandantes del día a día. 

Esto ha sido reafirmado por varios equipos de investigadores de renombre, entre ellos el del CPS Centre for Performance Science, en Reino Unido; el cual reveló que efectivamente existe un cambio endócrino notable en las personas que asisten a conciertos. Dicho equipo realizó un estudio a un grupo de 117 personas, en las cuales se observó un descenso en los niveles de cortisol. Además, se descubrió que esta reducción no tiene nada que ver con el hecho de contar con alguna habilidad musical, por lo que todos pueden experimentar el beneficio de reducir el estrés al asistir a un concierto. 

Además, mientras se disfruta de un concierto en vivo, resulta muy sencillo desconectarse de la vida cotidiana, dejando de pensar o preocuparse durante un par de horas por otra cosa que no sea disfrutar y vivir la experiencia. 

 

Mejora nuestra función cerebral 

Nuestro cerebro establece mayores conexiones entre neuronas al recibir estímulos de diversos tipos de forma simultánea. Cuando asistimos a disfrutar de música en vivo podemos tener una experiencia muy completa, que implica aromas, sonidos, movimiento, intercomunicación. Todo esto consigue desbloquear y activar más áreas de nuestro cerebro, por lo que es como una gimnasia cerebral completa. 

Estas circunstancias, además, promueven la neurogénesis, que es la acción de generar nuevas neuronas, lo que mejora la función cerebral y combate su deterioro, reduciendo la aparición de problemas como la pérdida de la memoria. Así que ya lo sabes, vivir con frecuencia la experiencia de un concierto puede ayudarte a conservar joven tu cerebro. 

Ayuda a combatir la depresión 

La música puede contribuir a que una persona logre sobrellevar mejor las situaciones que le hacen sentir que está sola. Puede poner palabras en su boca que

de otra forma no podría expresar, permitiendo que se sienta un poco más liberada, con la esperanza de que aún tiene muchas experiencias positivas por vivir. 

Además, la música puede ayudar a conectar recuerdos y procesarlos desde una nueva perspectiva, algo que suele hacerse con frecuencia en las sesiones de terapia psiquiátrica. 

 

Quema calorías 

Es casi imposible quedarse quieto cuando se asiste a un concierto en vivo. Por lo tanto, el hecho de moverse, bailar y cantar puede hacernos quemar muchas calorías. Incluso, si solo tenemos que permanecer de pie o sentados, es normal que el ritmo de nuestro corazón se acelere ante la emoción de disfrutar con la música de nuestro intérprete favorito, haciendo que el metabolismo se acelere y consuma más energía. 

 

Es una terapia efectiva contra el dolor 

No, no se trata de un dato erróneo. Asistir a un concierto y disfrutar de la música puede ser una experiencia tan gratificante que te ayudará a liberar endorfinas, las cuales son capaces de interceptar las señales de dolor antes de que lleguen a tu cerebro, por lo tanto, la sensación de dolor también disminuye. 

 

Promueve la salud y el bienestar 

Según estudios realizados por el profesor Patrick Fagan, de la Universidad de Goldsmith, el estar expuesto alrededor de 20 minutos a un concierto en vivo puede mejorar la sensación de bienestar en un 21%. De hecho, se apunta a que practicar yoga puede aumentar dicha sensación de bienestar solo en un 10%. 

Por si esto fuera poco, los estudios de Fagan también han revelado que los sentimientos de autoestima de los individuos que participaron en la prueba mejoraron en un 25% y la estimulación mental logró una mejora del 75%.

Como podemos notar, escuchar ese riff de guitarra eléctrica que tanto te gusta puede ser mucho más estimulante cuando se disfruta en vivo. Si te han dicho que con acudir a un concierto solo lograrás vaciar tu cartera, ahora tienes muchos argumentos para debatir tal idea, ya que está más que comprobado que también obtendrás otros beneficios que son importantes para contribuir con tu salud y con bienestar.

 

Última actualización: 21.04.24

 

Cantar no solo desarrolla nuestras habilidades musicales, también nos ayuda a expresar lo que sentimos y a divertirnos; pero existen muchos otros beneficios que se pueden obtener a través de esta bella actividad. Después de todo, la voz es el instrumento que por naturaleza hemos heredado y lo tenemos a nuestro alcance todo el tiempo.

 

La música tiene un gran valor dentro del acervo cultural de una nación o comunidad, pero también lo tiene de manera personal, ya que a través de ella, un individuo puede expresar a otros y a sí mismo, sentimientos e ideas. 

Por otro lado, los efectos que tiene la música son innegables y basta analizar de qué manera puede cambiar nuestro ánimo el solo escuchar online radio y dejarnos llevar cantando.

Ahora bien, resulta sumamente interesante saber que al cantar también podemos atraer muchos beneficios a nuestra salud, tanto física como mental. Sigue leyendo y descubre todo lo que puedes obtener por el simple hecho de dejar a un lado la timidez e interpretar esa melodía que tanto te gusta.

 

Mantiene en forma el cerebro

Cantar es una actividad realmente compleja para el cerebro, ya que le estamos proponiendo un verdadero reto, en cual tendrá que coordinar la memoria con la ejecución vocal, en el tiempo apropiado y a un tono y volumen específicos. Como podemos observar, cantar activa nuestro cerebro y lo mantiene ocupado. Se trata, en general, de una verdadera gimnasia cerebral que le ayuda a mantenerse saludable y bien interconectado. 

También, cantar promueve la neurogénesis, además de contribuir a la plasticidad del cerebro, lo que ayuda a retrasar su deterioro a lo largo de los años.

Además, hay que destacar que cantar es benéfico a cualquier edad. En el caso de los niños les ayuda a desarrollar el habla, pero también puede ser de gran ayuda para quienes están en una edad avanzada y realizan pocas actividades que representen un reto mental.

 

Mejora la empatía

Cuando nos permitimos la experiencia de cantar en un coro o en grupo podemos empatizar mejor con los que nos rodean. Desde este punto de vista, cantar promueve la inclusión social y ayuda a que personas de diferentes ideologías y habilidades logren un objetivo común.

 

Incrementa la capacidad de comunicarse

La voz es una de las principales formas de comunicación a las que recurre el ser humano. Por lo tanto, cantar mejora nuestra habilidad para expresar diferentes tonos vocales, volumen e inflexiones de voz, algo que resulta fundamental para impactar de la forma que se desea en los individuos que nos escuchan. 

Esto puede ser de gran ayuda en la oficina, para transmitir mensajes a nuestros colegas; en el aula de clases, al evitar la monotonía y añadir interés a las palabras, para realizar ventas telefónicas, actuar, etc.

 

Eleva nuestra autoestima

Cantar una nueva canción y dominarla, es decir, lograr el tono correcto, saber la letra completa y otros aspectos, puede generar una sensación de plenitud e incrementa la confianza en tí mismo. Además, el hecho de repetirla y practicarla una y otra vez también desarrolla la voluntad y la perseverancia.

 

Ayuda a relajarse

Elegir la canción correcta e interpretarla puede ser una experiencia muy relajante y reconfortante. Esto se logra debido a que cantar no solo ayuda a concentrarse en la respiración, sino que también aleja de la mente otros pensamientos e inquietudes que pueden estar afectando el estado mental de una persona y no le permiten hacer una pausa. De esta forma, mientras dura el canto, se puede alcanzar la sensación de calma y paz.

 

Combate la depresión y la ansiedad

Está comprobado que cantar nos ayuda a liberar endorfinas, que son neurotransmisores que levantan el ánimo. De igual forma, existe una relación directa entre el canto y la segregación de sustancias como la dopamina y la serotonina, que también generan en nuestro organismo la sensación de bienestar.

Además, debido a que es necesario concentrarse en la respiración profunda y controlada es posible reducir los niveles de ansiedad.

De igual forma, cabe destacar que cantar promueve la sincronización del pulso cardíaco y la frecuencia respiratoria, lo que puede tener también un efecto benéfico en la tensión arterial.

Contribuye a la salud pulmonar

El esfuerzo y control que supone la actividad de cantar, especialmente en la zona del diafragma, pulmones y vientre, ayudan a mejorar su capacidad para extenderse y contener el aire. Asimismo, puede mejorar el tono muscular de la zona del abdomen, tal y como lo haría una sesión corta de abdominales en el gimnasio.

 

Mejora la postura corporal

Cantar encorvado resulta intuitivamente difícil. Siendo así, es normal que quienes canten tiendan a mejorar su postura y consigan pararse derechos. Esta actividad corrige la posición de nuestras vértebras y permite que se alineen, contribuyendo a que se adquiera el hábito de mantenerse erguido.

 

Ayuda en la ejecución vocal

Es común que las personas que cantan abran más su boca y articulen mejor las palabras. Tal actividad contribuye a que la persona mejore su fonética y la nitidez al hablar, lo que es muy conveniente para expresarse. Esto puede ser muy útil en los niños, pero también en los adultos que desean mejorar su dicción. Lo mejor de todo, es que esto puede aplicarse tanto a la lengua nativa como al aprendizaje de un nuevo idioma.

 

Fortalece el sistema inmune

Debido a que cantar reduce el estrés, promueve la irrigación sanguínea y contribuye a lograr una sensación de bienestar, no es extraño que los investigadores hayan descubierto que cantar también puede fortalecer el sistema inmune. Esto reduce la inflamación y ayuda a que seamos más resistentes al ataque de las bacterias y virus que hay en nuestro entorno.

En resumen, no hace falta que tengas un altavoz para karaoke, basta que venzas a la timidez y te decidas a dejar salir el intérprete que llevas dentro para disfrutar de todos estos beneficios que cantar puede traer a tu vida.

 

Última actualización: 21.04.24

 

Nada es para siempre, según dicen. Esta afirmación la han vivido en carne propia algunas de las bandas musicales más famosas de la historia. No obstante, esto no significó el final de sus carreras hacia el éxito. De hecho, más de alguna logró consolidarse aún más después de encontrar el reemplazo correcto.

 

La vida siempre implica cambios. De hecho, se afirma que el cambio es la única constante que con certeza la acompañará. Esto aplica tanto al ámbito personal como al laboral. De hecho, resulta realmente interesante saber que las empresas se preparan para asumir este tipo de transiciones sin mayor problema, incluso cuentan con herramientas como la búsqueda ejecutiva (executive search), una estrategia que se basa en la identificación de talentos que podrían contribuir al éxito de cualquier organización o el headhunter, para que incluso los directivos puedan ser reemplazados sin que esto signifique el derrumbe de la empresa. 

Sin embargo, para quienes se dedican a una carrera musical, en la categoría de banda, el cambio es una de esas circunstancias a las que ningún grupo se quiere enfrentar y no hay tales herramientas como las mencionadas anteriormente para encontrar el reemplazo perfecto. 

Cabe destacar que consolidar un grupo de varios integrantes que logre encontrar la química perfecta para presentarse en un escenario, componer temas creativos y dominar a las masas es todo un hito, por lo que un cambio, por sutil que parezca, puede arruinarlo todo. En las siguientes líneas te presentamos algunas de las bandas más conocidas a nivel mundial, las cuales tuvieron que cambiar alguno de sus integrantes y, lo más sorprendente, se mantuvieron firmes en la escalada al éxito.

 

AC/DC 

Para muchos es inimaginable escuchar una canción de la exitosa banda australiana en la boca de alguien que no sea Bon Scott. Sin embargo, cabe destacar que dicho vocalista no fue quien viera los inicios del grupo. A principios de 1970 la banda comenzó a incrementar su número de seguidores y los compromisos se hicieron más frecuentes, por lo cual los hermanos Young analizaron la situación decidieron reemplazar a Dave Evans, quien fuera su vocalista en ese momento, lo que resultó todo un acierto.

Aunque Dave hizo un trabajo excelente en el ámbito musical, no todo terminó bien; ya que el nuevo vocalista sería encontrado muerto una década después debido a una intoxicación por alcohol. Esto no derrumbó a la banda, quien se arriesgó de nuevo y le dio la oportunidad a Brian Johnson, otro acierto que ayudaría a la banda a regresar con renovadas energías al escenario para sumar más años de éxito a la carrera de AC/DC.

Finalmente, no hay que olvidar que el legendario Axl Rose también decidió formar parte de los últimos capítulos en la historia de la banda australiana, como vocalista de la gira que tuvo lugar en 2016.

 

Genesis

La banda originaria de Gran Bretaña, que nació en 1967, tenía mucho que ofrecer al mundo. Así lo demostró cuando su icónica voz, la cual provenía de Peter Gabriel, quedó fuera de la alineación original.

En ese entonces, fue el baterista Phil Collins quien le daría nuevas fuerzas al grupo y tomaría las riendas, permitiendo que sobreviviera y alcanzara la fama a nivel mundial, colocándose varias veces en las listas de popularidad.

La oreja de Van Gogh

Ahora nos trasladaremos hasta España, para señalar una de las bandas de pop más representativas del país. El quinteto se consolidó en 1996, con Amaia Montero Saldia como la inconfundible voz femenina del grupo que amasara una gran cantidad de éxitos musicales.

Durante casi una década, se mantuvieron trabajando en diversos discos que los lanzaron a la fama, hasta que en 2007 Amaia dejó al grupo para trabajar en otros proyectos como solista. El suceso devastó a muchos fieles seguidores de la banda de Donostia, pero los 4 integrantes restantes estaban muy lejos de bajar el telón y retirarse de la carrera musical.

Parecía imposible que se aceptara otro tipo de voz en la agrupación que Amaia ayudara a construir; pero Leire Martinez, tras su presentación en Factor X, fue la elegida para ocupar el difícil puesto y lo ha hecho de forma excelente. Esto ha permitido que la banda persista hasta el día de hoy, realizando giras y ofreciendo conciertos con una gran cantidad de seguidores. 

 

MÄGO DE OZ

Otra banda española que ha sobrevivido a la adversidad durante décadas, y ha logrado convertirse en una de las más reconocidas, es Mägo de Öz; una propuesta nacida en Madrid y ganadora del disco de diamante por haber vendido más de un millón de copias. En sus orígenes, la voz que los identificaría fue la de Juan Manuel Lobón; no obstante, Mägo de Oz tuvo varios cambios en sus integrantes, incluyendo una importante ausencia de Txus, uno de los fundadores, durante su gira por Estados Unidos en 2006.

Los integrantes aún se mantienen activos en el mundo de la música, incluso presentaron un disco en noviembre de 2015 con un nuevo cantante. De hecho, siguen trabajando en proyectos discográficos bajo el mismo nombre y estamos seguros de que seguiremos teniendo noticias y propuestas musicales por parte del grupo madrileño. 

 

QUEEN

Para finalizar esta breve lista mencionaremos a Queen, un caso muy particular. Aunque nadie reemplazará jamás al inolvidable Freddie Mercury, su legado es tal, que en la voz de Adam Lambert muchos de los éxitos de la agrupación continuaron deleitando a las masas en diversos conciertos organizados por los miembros que aún siguen activos en el medio musical. 

Estamos seguros de que se nos han escapado muchos otros casos similares, lo que muestra que cuando una agrupación logra reunir el suficiente talento, es posible que las ausencias no terminen con todo el trabajo y los frutos cosechados con tanto esfuerzo.